Según publicaba ayer El País, el órgano de control ha determinado que la mutualidad deberá requerir autorización previa para realizar distintos actos de gestión y disposición, como son enajenación y gravamen de títulos valores e inmuebles, concesión de créditos, otorgamiento de cualquier clase de avales y garantías, constitución de hipotecas, así como la asunción de nuevas deudas.

El acta de inspección, a la que ha tenido acceso el diario, revela que “en el activo del balance existen créditos frente a las Federaciones Territoriales, cuyo importe neto de acuerdo con las cuentas anuales asciende a 11.942.255 euros sobre los que el auditor no ha podido evaluar la recuperabilidad...”. También se indica que “los procedimientos establecidos para el control de las actividades de las Delegaciones de Territoriales de la Mutualidad son ineficaces para el control de las mismas”.

Las investigaciones llevadas a cabo en el marco de la denominada Operación Soule contra el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, apuntan a que MUPRESFE era el cajón de sastre de multitud de operaciones económicas opacas entre la Federación y las territoriales.