Diferenciando por sistemas, se observa una caída del patrimonio del 2,15% en los planes de Empleo, mientras que en el Sistema Individual y Asociado el descenso ha sido del 1,46%.

"A pesar de que el saldo neto aportaciones-prestaciones sea mayor en los planes Individuales y Asociados que en los de Empleo, la mayor caída de rentabilidad producida en los de Empleo ha dado lugar a un mayor descenso en su cuenta de posición”, detalla el informe del órgano de control.

En este sentido, la rentabilidad media ha sido negativa en un 0,91% en el trimestre para el conjunto de productos. En Empleo, las pérdidas se han elevado al 1,07% frente al -0,82% en planes Individuales y Asociados.

Por último, en cuanto a la evolución de los partícipes en este primer trimestre de 2016, al igual que ocurría en los primeros trimestres de 2013, 2014 y 2015, “el número de partícipes desciende respecto al inicio de año, hasta los 9,84 millones de cuentas”. Esta caída es ligeramente mayor en los planes de Empleo que en los planes Individuales y Asociados (retroceso del 0,69% frente al 0,62%).