Por un lado, la caída en las ventas de vehículos, que al cierre del primer semestre de este año habían bajado un 13,6%, está reflejándose e impactando los ingresos de las compañías aseguradoras del país. Por otro lado, la crisis “se está notando en el ramo de las pólizas de cumplimiento patrimonial, es decir aquellas que se expiden a los contratistas de obras. Básicamente por el cambio de alcaldes y gobernadores en las administraciones municipales y departamentales, aún hay muchas obras y ejecuciones quietas”, agregó.

En la cartera de ASEGURADORA SOLIDARIA DE COLOMBIA, los seguros de Autos representan el 45% de los ingresos, con una fortaleza marcada en los de servicio público,  nicho en el que ha puesto unos 130.000 seguros, además de ser el asegurador de los vehículos de las Fuerzas Militares. Otro 25% de las ventas son primas de aseguramiento personal, un 10% son seguros generales y el resto son pólizas de cumplimiento patrimonial.

Frente a la entrada en vigor de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y la llegada de posibles competidores en el negocio asegurador, Guzmán  indica que normas anteriores posibilitaron el ingreso de esas empresas y hoy un 60% del mercado está controlado por compañías de otros países. “Para el nicho nuestro, que es el de los sectores populares, no veo amenazas en el corto plazo. El TLC no trajo nada nuevo”, apunta.

En los últimos tiempos, la aseguradora ha ejecutado un plan de expansión y hoy cuenta con 63 oficinas, 24 de ellas abiertas entre 2011 y 2012. Recientemente puso en marcha sus oficinas en Florencia Caquetá, Apartadó, Sabaneta y Rionegro en Antioquia.

COMPARTIR