Así lo afirmó ayer Álvaro Rengifo, presidente de CESCE, durante el desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, en el que alertó sobre los riegos que se ciernen sobre la economía española y mundial a corto, medio plazo y largo plazo.

Rengifo resaltó como el riesgo más alarmante a escala internacional el aumento de los regímenes con elevados déficits democráticos y el auge de los populismos en Europa. “La democracia no está de moda. China, Rusia, Turquía y otros países o el crecimiento de los partidos extremistas y populistas en Europa son ejemplo de ello”, aseguró. 

Entre otros retos, se refirió también a los desafíos que se ciernen sobre la Unión Europea, “un área económica hiperregulada, donde nosotros mismos nos limitamos nuestra capacidad de competir y nuestra productividad. Estamos perdiendo la carrera tecnológica frente a China y Estados Unidos”, enfatizó. Por ello, exhortó a tomar conciencia frente al cambio tecnológico: “La revolución tecnológica va a ser dramática y profunda en el buen sentido. Habrá cambios de carácter exponencial que serán impredecibles, tenemos que aprender a adaptarnos”. 

La amenaza terrorista, “que va a continuar”, y la aceleración del cambio climático son otros de los riesgos sobre los que alertó Rengifo. Además, respecto a los riesgos financieros, advirtió del gran endeudamiento al que se enfrenta el mundo. “Tenemos más deuda ahora que hace diez años y eso es preocupante”. Señaló, además, que el endeudamiento “ha aumentado un 50% en los países de la OCDE y más del 100 por cien en los emergentes”. Hizo así  una llamada a la prudencia, pues a la deuda se le unen otras sombras comerciales como “el creciente proteccionismo”. 

Más optimista se mostró Rengifo respecto al futuro de Europa tras el brexit: “Estaríamos mucho mejor sin él, pero hay oportunidades que podemos aprovechar". A lo que añadió que en CESCE “no estamos notando una reducción de los proyectos en el Reino Unido, al contrario”.

 

COMPARTIR