“En el caso de los comercios, se contrata la póliza contra incendios y para los aparatos electrónicos, pero no tanto contra robos. Con respecto a los automóviles, también se piden más las coberturas integrales, que incluyen seguro contra robos, granizos, incendios y otras prestaciones. La diferencia de precios no es mucha entre uno y otro”, apuntó el ejecutivo.

Según se hace eco el diario ‘Uno Enterios’ el ejecutivo manifestó que “en Paraná, cuando llega esta época de verano y hasta febrero, crece entre un 15% y un 20% la solicitud para proteger el hogar de robos en las vacaciones y como es accesible, después se mantiene todo el año. La contratación de un seguro muchas veces tiene que ver con el impacto que causa algún suceso”, afirmó.

En cuando a los deberes que tienen los consorcios sobre la contratación de un seguro contra incendio, con la garantía de cobertura sobre los espacios, destaca que es obligatoria. Sin embargo, también tienen que tener en cuenta la complejidad que se genera en el contexto de estas unidades habitacionales “la tendencia es que la mayoría de los administradores y consorcistas resuelvan contratar seguros con cobertura integral y trasladar los costos a los propietarios”, aseguró Silvia Bechir, referente de la Asociación de Productores de Seguros de Entre Ríos.

En este sentido, Rafael Herrera, docente de la filial de Entre Ríos del Centro Federal de Capacitación, matizó que se ocupa de instruir a productores de seguros y aspirantes y aseguró que “los lugares comunes generalmente componen el 40% del valor completo del edificio, pero se recomienda asegurar el edificio completo, para poder cumplir con la ley y para tranquilidad de los consorcistas. En esa oferta se integra el seguro contra incendio, por cristales, más el que cubre toda responsabilidad civil, donde se incluyen accidentes de ascensores sobre habitantes del edifico y personas que no pertenecen al consorcio, también sobre daño a bienes o a terceros por algo que caiga desde la propiedad”.

En cuanto al actual coste de los seguros, admitió que “hay una diferencia de precios debido a las distintas coberturas, y depende de la sumas aseguradas: una póliza para un edificio de mayor monto vale más que para uno de menores dimensiones, pero en porcentaje se cobra una tasa parecida”.