Otros aspectos que influyen en la planificación de la jubilación son el número de hijos o la edad. Concretamente, las personas de edad comprendida entre los 51 y los 64 años son los que en mayor medida contratan productos destinados a complementar su pensión pública, pero, en cambio, este porcentaje se reduce a menos de la mitad cuando la franja de edad es entre los 18 y los 35 años.