[David Leonor]

P.- Se cumple en estos días el cuarto aniversario de la constitución de IGREA ¿Qué valoración hace de este tiempo? ¿Qué ha sido lo más difícil?

Daniel San Millán.- La valoración es fantástica. Ha sido una aventura muy bonita. Empezamos siendo nada más que seis empresas asociadas y ya estamos en 32.  Estamos hablando de prácticamente el 70% de las empresas del Ibex 35. Solo nos faltan los bancos, que tienen una gerencia de riesgos bastante diferente a la de las empresas industriales. La relación de asociadas es la siguiente: Abengoa; Campofrio Food Group; Endesa; Ferrovial; Iberdrola; OHL; Telefónica; Indra Sistemas; Cemex España; Bahía Bizkaia Electricidad; Grupo Empresarial Sanjose; Mondragon Soc. Coop; Sacyr Vallehermoso; Gas Natural; Red Eléctrica Española; Uralita; Comsa Emte; Ortiz Construcciones; Grupo Ence; Acerinox; Sol Melia; Acciona; Agbar; ACS Dragados; Enagas; Prosegur; Hidroeléctrica del Cantábrico; Inditex, CLH; Repsol; DIA; Cosentino; y Alstom.
Realmente, lo mejor de IGREA ha sido que somos una familia, todo ha sido muy fluido, se ha desarrollado de forma muy natural . Dificultes, la verdad que pocas. Lo único, hacernos oír ante los reguladores e instituciones administrativas, que no del mercado de seguros. Nos está costando un poco, pero con eso ya contábamos. Me gustaría destacar en particular la ayuda de Javier Navas, nuestro director gerente. No es un cargo remunerado y su ayuda ha sido fundamental, así como a la de toda la Junta Directiva.

P.- ¿Cuál es el objetivo de número de miembros a corto y medio plazo?

Daniel San Millán.- No tenemos objetivos en este sentido. Nuestro objetivo principal era montar la asociación, que tuviese continuidad y llegar a un número de socios suficientes para financiarnos. IGREA es una asociación exclusiva de gerentes de riesgos, y no aceptamos ningún tipo de esponsorización. Nos financiamos únicamente con las cuotas de los socios y ya tenemos una masa crítica para hacer los actos que tenemos  (5-6 sesiones al año), para lo que tenemos un presupuesto holgado. Hay que reconocer, no obstante, que estamos creciendo más de lo que esperábamos, porque aportamos un valor.

P.- ¿Se han ido cumpliendo los objetivos que inspiraron el nacimiento de la organización?

Daniel San Millán.-  Son metas a muy largo plazo y evidentemente el camino se va recorriendo. Los objetivos que tenemos son bastante claros y entendibles. Por un lado, potenciar la función del gerente de riesgos en las empresas, colocarlo donde debemos estar, y hay que empujarlo mucho. A través del estudio de un consultor hemos visto dónde están posicionados en el organigrama de las empresas y hasta dónde queremos llegar. Este aspecto, el de la potenciación de la función, es algo que estamos empujando con fuerza. Está también la potenciación de la función a nivel  de mejores prácticas e intercambio de experiencias entre nosotros. Realmente, lo que está aportando valor a los asociados es el network que estamos creando. Este tipo de intercambio de experiencias está siendo para nosotros oro. Más allá de las jornadas que hagamos sobre temas de interés de turno, estas tiene un valor mucho menor que el network que estamos creando.

P.- De cara a futuro, ¿cuáles van a ser las principales líneas de actuación de la institución durante los próximos tres años de mandato de la nueva Junta de Gobierno elegida hace unos días?

Daniel San Millán.-  Están muy entroncadas con los objetivos a largo plazo de la organización. Por un lado, potenciar la figura del gerente de riegos. También estamos trabajando en la defensa de los intereses de las empresas a las que representamos. En IGREA, los miembros no son los gerentes, sino las empresas, que son las asociadas. Este es un asunto que estamos empujando en ciertos temas concretos como pueden ser el efecto de Solvencia II en nuestras compañías cautivas o la IMD II. Nos posicionamos en los temas que van surgiendo, sobre todo de regulación. Como decía antes, tenemos el reto de hacernos escuchar ante las instituciones, principalmente con los reguladores. La relación con el mercado es maravillosa. Con UNESPA o con ADECOSE nos reunmos habitualmente; la relación es cordial. En resumen, los objetivos a largo plazo son defender los intereses de nuestras empresas, que nos escuche reguladores e instituciones y potenciar la función del gerente de riesgos.

ESTAR CERCA DE LA INFORMACIÓN

P.- ¿Cómo ve que se ha desarrollado la figura del gerente de riesgo dentro de las empresas en los últimos años? ¿Tiene la importancia y reconocimiento necesario?

Daniel San Millán.-  Se está desarrollando a velocidad de crucero y paradójicamente nos ha ayudado mucho la crisis. Habíamos perdido un poco el rumbo, países y empresas, en la percepción del riesgo y la crisis nos ha puesto en nuestro sitio. Esto ha provocado que la función del gerente de riesgos se desarrolle y esté cada vez más arriba en los organigramas de las empresas. En el mundo anglosajón, la figura del gerente de riesgo está bastante más arriba que en España u otros países latinos. Poco a poco tenemos que ir apuntando alto y estar más cerca de la información. No digo de la toma de decisión, sino de la información, para poder ayudar a nuestros gestores a tomar mejor sus decisiones.

P.- ¿Qué otros desafíos afronta el gerente de riesgos a medio plazo?

Daniel San Millán.-  Desde el punto de vista del perfil de empresa que es miembro de IGREA, el mayor reto es manejar y gestionar la internacionalización de las empresas, que está sido masiva y rapidísima. Es un gran reto gestionar esta nueva situación a la que nos estamos viendo abocados por la situación de la crisis, que ojala pronto se arregle. La verdad es que la internacionalización genera unos riesgos e incertidumbres a los que hay que enfrentarse con muchísimo cuidado.
Por otro lado, desde el de punto de vista interno de las empresas, el gerente de riesgo se enfrenta al reto de tener acceso a la información de forma anticipada, que nuestros gestores nos tengan en cuenta. La función debe depender al menos de los comités de dirección; si no del CEO, sí del comité. Hay que estar cerca de la toma las decisiones.

GESTIÓN GLOBAL

P.- Para afrontar estos retos, ¿qué es lo que piden a las aseguradoras? ¿Qué tienen que cambiar para que el gerente realice mejor su trabajo?

Daniel San Millán.-  Más allá de los tópicos de que necesitamos mucha capacidad, productos innovadores para riesgos emergentes o que los departamentos de siniestros funcionen con rapidez, el reto que tienen las aseguradoras es adaptarse a nuestra internacionalización. No vale con decir que son una compañía global, presente en un gran número de países. Nosotros queremos compañías globales y no pueden anteponerse los intereses de un centro de beneficios de un país a los intereses del cliente. A los aseguradores les pediría que se adapten a la nueva situación, que realmente sean compañías globales y nos ofrezcan una gestión global.

P.- La respuesta de las aseguradoras a los nuevos riesgos, ¿es la adecuada?

Daniel San Millán.-  El de seguros es mercado muy maduro y le cuesta innovar. Todo se trabaja con estadísticas y en aquellos riesgos donde no las hay, los pasos son muy lentos y tardan en consolidar. No obstante, sí que estamos viendo esfuerzos para dar soluciones a ciertos riesgos, como los cibernéticos, la pérdida de beneficios,… Al mercado de seguros le cuesta innovar y moverse hacia temas inexplorados.

P.- Y a los corredores, ¿qué se les demanda desde la Gerencia de Riesgos?

Daniel San Millán.-  El bróker está haciendo una muy buen labor a la hora de colocar. Responde mejor al tema de la internacionalización, son más ágiles. Les pediría, en todo caso, un poco más de esfuerzo en el área de gestión de siniestros. Creo que aportan poco valor en siniestros importantes, no en los de frecuencia. También les pediría un poco más de esfuerzo en innovación; un poco más de sofisticación en algunos temas.

P.- ¿Son lo suficientemente transparentes con los gerentes de riesgos, en particular en temas relacionados con honorarios y remuneraciones?

Daniel San Millán.-  Este tema hay que verlo desde dos perspectivas. En las grandes empresas, todos sabemos lo que están cobrando nuestros corredores. Como grandes empresas que son los miembros de IGREA, no tenemos dificultades en acceder a esta información. Ahora bien, creo que falta transparencia a nivel general: el acceso que tenemos nosotros por nuestro tamaño y potencia no lo tiene otras empresas y ahí hace falta un ejercicio de más transparencia. Por ahí se enfoca la IMD II y FERMA está empujando en este sentido. La propuesta de directiva excluye a los grandes riesgos; FERMA quiere que se incluya y nosotros también. Creo que en los grandes riesgos tenemos un acceso mayor que el resto de usuarios y ahí queda trabajo por hacer.

P.- Comenta las buenas relaciones con las instituciones de seguros, ¿cómo valoras las que tenéis con AGERS?   

Daniel San Millán.-  Más allá del morbo que generó el nacimiento de IGREA hace cuatro años, las relaciones con AGERS son excelentes. Somos asociaciones muy diferentes. La primera básica y fundamental es que somos una asociación exclusiva de gerentes de riesgos. AGERS aglutina a cualquier empresa del sector que quiera ser socio. El perfil es totalmente distinto. Además no aceptamos esponsorizaciones para mantener una independencia absoluta del mercado. AGERS tiene su área de actuación e IGREA la nuestra. Nos llevamos absolutamente bien y el que quiera ver conflictos solo verá fantasmas. Buscamos una relación de normalidad, pues no han de ser excluyentes. Ambas tenemos un futuro halagüeño y prometedor.

“NO VEO UN ENDURECIMIENTO DEL MERCADO”

P.- ¿Cómo está afectando la crisis al mercado asegurador?

Daniel San Millán.-  El sector ha sorteado la crisis de forma ejemplar, con solvencia. No hemos tenido los problemas de otros sectores. La capacidad no se ha visto restringida y los precios se han mantenido estables. No hemos sufrido en el sector esa tremenda crisis que han tenido otros como el bancario. Además, como decía, la función del gerente de riesgos se ha visto potenciada porque todos hemos aprendido una lección: los riesgos están ahí y no podemos mirar para otro lado. Hay que afrontarlos y las empresas que se anticipen a esos riesgos son las que más liso tendrán el camino para un futuro sostenible.

P.- ¿Esperan que se mantenga esa tendencia de estabilidad en los precios?

Daniel San Millán.-  Llevamos muchos años hablando de mercado blando. Se escuchan voces de que el mercado se va a endurecer, que esto tiene un límite, pero no llega. El mercado está con unos precios muy estables. Sí se ha notado una exigencia por parte de los mercados de seguros de mucha más información de la que se pedía antes. Hay ahora un approach más técnico. Estos está bien; nos genera más trabajo, pero si queremos compartir riegos tenemos que aportar información. Pero en todo caso, no veo en el horizonte un endurecimiento del mercado.