La actual situación de crisis económica ha afectado de diferente forma a algunos ramos de seguros pero, entre los beneficiados de esta coyuntura, aparecen los seguros de Vida. El motivo es que se ve favorecido por una mayor canalización del ahorro al tratarse de productos más conservadores y existir una mayor mentalización de ahorro finalista y a largo plazo. Lo explica el responsable de la oficina de Milliman en España, Miguel González de Castejón: “Si tenemos en cuenta los siguientes aspectos: la caída del sector inmobiliario, los fondos de inversión que han perdido interés como producto de ahorro y que nadie quiere oír hablar de estructuras financieras complejas y poco claras o transparentes; las aseguradoras de Vida en este caso, tienen ante sí una excelente oportunidad no sólo para incrementar su cuota de mercado, sino también para consolidar su posición como la mejor alternativa viable, eficiente y segura en la canalización del ahorro, demostrando su eficacia y capacidad de gestión”.

González de Castejón resalta la ventajosa fiscalidad de productos como los PPA’s, PIAS y Rentas, que pueden “ocupar el espacio que están dejando y van a dejar otros sectores como la banca privada y la de gestión de activos”. La previsión es que PIAS y PPA muestren este año una evolución como la del pasado ejercicio, siendo estos productos los de mayor crecimiento en Vida, aunque Milliman lo atribuye más al efecto traspaso que a dinero nuevo. También estima que los Variable Annuities podrían obtener un buen comportamiento, “aunque sería necesario una estabilización de los mercados y una reducción sustancial de los niveles de volatilidad actuales, para que se puedan gestionar las garantías de forma eficiente y ofrecer precios razonables”.

Señala por último que, “a igualdad de tratamiento fiscal, los productos de seguros innovadores, flexibles, con valor añadido y transparentes van a tener muy buena acogida entre los ahorradores, por lo que es una eficaz alternativa inversora en época de crisis”.