Considera la Corte que a pesar de la impugnación de algunos colectivos, “las reducciones necesarias para preservar la solvencia del sistema de jubilación” se ajustan a la ley y permite por tanto que la reforma siga adelante.

SIN FONDOS EN DOS AÑOS, SEGÚN MOODY`S

Una decisión que la agencia Moody`s ve con buenos ojos desde el punto de vista del crédito. La vicepresidenta y analista senior de la agencia, Lisa Heller, señala que “el Estado Libre Asociado estima el costo total anual de las nuevas contribuciones para el sistema de jubilación de empleados (ERS) en 800 millones de dólares para el año fiscal 2014, muy por debajo de los más de 1.400 millones que estimamos en costos anuales si el sistema de jubilación se hubiera vuelto insolvente”. Desde la agencia se considera que de no haberse realizado la reforma el ERS se hubiera quedado sin fondos en un plazo de dos años. Estos activos llegaban, dice, a 5.000 millones en 2011 frente a una obligación previsional neta de 26.100 millones.

Por último, Moody`s cree que si el sistema de pensiones se hubiera vuelto líquido, Puerto Rico se habría visto obligado a pagar el costo total anual de beneficios para jubilados cifrado en 1.400 millones, creando una presión adicional sobre las finanzas.