Con esta campaña que presenta sus precios en pesetas, la correduría promueve que “los seguros de este tipo de vehículos vuelvan a los precios de antaño, cuando el euro aún era un sueño muy lejano”. Una línea de comunicación y un nuevo producto –se remarca- que “vuelve a los precios de antes para que el asegurado no tenga que pagar lo mismo por el seguro de una moto cuyo uso es dar un agradable paseo o acudir a una concentración, que por una moto de uso diario, expuesta habitualmente a los riesgos externos de tráfico, clima, etc”.

La correduría afirma que de esta forma quiere llegar a todos los propietarios de este tipo de motocicletas exclusivas, “cuya dedicación y devoción es tal, que la han conseguido convertir en un miembro más de la familia”.