“Solo con la optimización de todos los recursos, públicos y privados disponibles, y con aplicación de los máximos niveles de calidad  y seguridad se alcanzarán mejoras en la prestación de servicios asistenciales para la población, reduciendo las listas de espera de los centros públicos y dotando de la máxima accesibilidad posible al propio sistema”, señala la organización en un comunicado, en el que expresa su confianza en que el Ministerio reconozca esta realidad y apoye “la búsqueda de modelos que aporten calidad, eficiencia y los mejores resultados posibles basados en la evidencia científica disponible”.

Asimismo, espera que las políticas relacionadas con la cartera de sanidad aporten estabilidad y seguridad jurídica a todos los agentes implicados en el sector, ya que es la mejor forma de que el sistema prospere adecuadamente.

Perjudicar al sistema privado puede poner en peligro la calidad de la atención

Este mismo mensaje se lo ha traslado la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) a la nueva responsable de la cartera. “La colaboración público-privada es la única vía para que el sistema sanitario, que es inflexible en sus demandas, siga sosteniéndose y pueda mantener la eficacia y calidad que ha presentado hasta el momento”, afirma Cristina Contel, presidenta de ASPE.

“Este modelo no solo sirve para ahorrar costes, sino también para mejorar los procesos, por lo que perjudicarle puede poner en peligro la calidad de la atención sanitaria de los pacientes”, apunta la responsable de la patronal, ofreciéndose a trabajar conjuntamente en un escenario de máxima colaboración entre sanidad pública y sanidad privada.