La compañía aseguradora recurrió a la Federación de Aseguradores Colombianos (FASECOLDA), así como a otros actores del mercado, para explicarles que la industria de seguros se puede ver amenazada por la política de la Contraloría al dar pleno cumplimiento a las normas y, en consecuencia, lograr la reparación del daño fiscal mediante el pago efectivo de las pólizas, es injustificada, según publica Wradio.

En este caso concreto, la aseguradora vendió cuatro pólizas por el que se pagó más de 60 millones de pesos (31.178,5 dólares) de prima por cada una. Se han probado que hubo siniestros que en total ascendieron a los 40.000 millones de pesos (20,7 millones de dólares) que estaban cubiertos por dichas pólizas entre 2008 y 2011. LA PREVISORA no reconocía una obligación de 12.000 millones (6,2 millones de dólares) e insistía en pagar únicamente 3.000 millones (1,5 millones de dólares) que únicamente correspondía al valor de la póliza de un año.

La aseguradora planteó una discusión jurídica porque consideraba que sólo debía pagar la póliza correspondiente a la vigencia de un año, mientras que la Contraloría considera que se trataba de cuatro pólizas independientes sobra las que se cobraron primas para una de ellas.