"Insurance Europe aplaude que EIOPA haya dejado claro que las directrices deben aplicarse de manera proporcionada, haciendo hincapié en que se trata de una fase preparatoria mientras que se mantiene el régimen aplicable de Solvencia I", dijo Olav Jones, subdirector general de Insurance Europe. "También es bueno ver que no se necesita información cuantitativa relacionada con los elementos del Pilar I de Solvencia II hasta el año 2015".

Para evitar incurrir en los costes de implementación en dos ocasiones, la revisión de la cláusula en las directrices debe utilizarse para garantizar que a las empresas no se les pida realizar informes cuantitativos sobre el Pilar I antes de la Directiva Omnibus II y de los actos delegados que profundizan en que la Directiva marco de Solvencia II esté claramente definida.

"Además, creemos que se debería haber aclarado que la aplicación de las directrices por parte de los supervisores y aseguradores debe ser sobre la base de un 'mejor esfuerzo'", dijo Jones. "También estamos decepcionados con que las directrices pidan a las empresas que proporcionen informes de Solvencia II para el año fiscal 2014, así como en el tercer trimestre de 2015. Para asegurar la preparación, con pedir los informes en el tercer trimestre de 2015 es suficiente. El informe adicional genera costes añadidos significativos, ya que las empresas tendrán que cumplir al mismo tiempo con todos los informes existentes sobre Solvencia".

"EIOPA también propone que se requiera en la fase preparatoria tanto los informes descriptivos como los de grupo. La industria lo considera inapropiado, ya que en los informes descriptivos las empresas pueden detallar una solución temporal y en los informes de grupos no hay suficiente información disponible para la consolidación, ya que habrá diferentes enfoques de la presentación de informes en solitario (para las empresas individuales) en diferentes países y no todas las empresas individuales tendrán que informar".