El funcionario federal comentó que aún se está recopilando información sobre las quejas que ya se presentaron por parte de las personas damnificadas, sobre todo en el estado de Guerrero, donde la afectación es mayor. En una entrevista recogida por la prensa local, Di Costanzo recomendó a los asegurados que acudan a la Condusef que si tienen alguna duda o presentan problemas para hacer efectiva sus pólizas o las indemnizaciones por los siniestros.

También informó que tanto las aseguradoras como los bancos están realizando un inventario para ver las afectaciones de sus clientes y confió en que durante esta semana, dichas instituciones comiencen a anunciar apoyos para quienes resultaron afectados por los fenómenos hidrometeorológicos.

Los muertos ocasionados por las tormentas Ingrid y Manuel alcanzan ya la cifra de 130, según ha informado este martes el Gobierno mexicano. La mitad de las víctimas fallecieron en Guerrero, al sureste y uno de los Estados más pobres del país. El presidente mexicano Enrique Peña Nieto reconoció el sábado que no había esperanzas de hallar con vida a 68 desaparecidos por un alud en esa zona. El mandatario afirmó el domingo que en México ha superado su récord de lluvia. En esta temporada ha llovido más que en los últimos 58 años. El presidente, Enrique Peña Nieto, anunció que ajustará los presupuestos para la ayuda y reconoce que el monto actual es “insuficiente”.

PÉRDIDAS EN LOS CULTIVOS
Por el efecto de las lluvias, según las autoridades mexicanas, 613.000 hectáreas de cultivo presentan pérdida total, de las cuales 40.000 se encuentran en Tierra Caliente, en Guerrero, según el gobernador de la entidad, Ángel Aguirre. Enrique Peña Nieto dijo que la Secretaría de Agricultura será la encargada de apoyar a quienes tienen cultivos siniestrados en el país, aunque la pérdida de cultivos de mango y limón, por ejemplo, será cubierta por aseguradoras.

Además, Peña Nieto anunció que se otorgarán facilidades, prórrogas y beneficios fiscales a las familias afectadas por “Ingrid” y “Manuel”.