A lo largo de los dos próximos años, periodo que dura cada mandato presidencial cuyo relevo es rotativo, se ha planteado “de una parte, dotar al Consell de unas estructuras informáticas que habían quedado obsoletas (renovación de la página web, incorporación de un dominio de correo electrónico propio) y una interrelación entre los cuatro colegios catalanes más ágil y eficaz. Además, hemos planteado a la Consejería de Interior de la Generalitat de Cataluña la posibilidad de firmar un convenio de colaboración en materia de facilitar copia de los atestados de accidentes de automóvil a los mediadores colegiados, de la misma forma que actúan con los Colegios de Abogados”, a lo que hay que añadir las jornadas que organizan con carácter bienal.

Para definir cómo están viviendo los mediadores catalanes la situación actual del mercado Antoni Godoy, utiliza dos palabras: inquietud e incertidumbre. Además, añade que “una de las cosas que más me preocupa -por no decir la que más- es que la competencia más atroz nos viene del sector bancario, que es precisamente el gran responsable de la situación de crisis que estamos soportando. Pero, además, me preocupa que este sector sea el más protegido por una legislación no solo permisiva con sus prácticas dictatoriales y abusivas, si no proteccionista hacia dichas formas de hacer”. También considera que “todavía no se están produciendo los cambios en el modelo de distribución que requerirán los mercados”.

[Elena Benito]

P.- ¿Desde cuándo lleva funcionando el Consejo de los Colegios Catalanes? ¿Con qué objetivos se constituyó? ¿Quiénes lo pusieron en marcha?

Antoni Godoy.- Los inicios del Consell se remontan al mes de enero del año 1980, aunque comenzó con la denominación de “Coordinadora” y, hasta el 28 de febrero de 1984, no se produjo  la constitución del Consell de Col•legis de Mediadors d’Assegurances de Catalunya propiamente dicho. Se creó con el fin de coordinar las acciones de los cuatro Colegios en todas aquellas materias que excedieran del ámbito estrictamente colegial, como formación, campañas de imagen y publicidad, organización de jornadas y eventos, así como cualquier otra acción que en cada momento se crea oportuno. La iniciativa partió del Colegio de Barcelona, que invitó a una primera reunión a los presidentes, vicepresidentes y secretarios de los otros tres Colegios catalanes, los cuales aceptaron la propuesta por unanimidad.

P.- ¿Cómo se vio en su momento su creación? ¿Qué ha cambiado desde entonces? ¿Cuáles son sus funciones?

Antoni Godoy.- La creación se vio y se vivió muy positivamente. La prueba de ello es que la actividad del Consell sigue gozando de muy buena salud. Una de las cosas más significativas que ha cambiado es la renuncia de UCEAC a seguir participando en la comisión de Conciliación Consell-UCEAC, en el seno de la cual se dirimían las diferencias entre mediadores y entidades y que muy buenos frutos había ofrecido, tanto a la Mediación como a las aseguradoras.
Las funciones son las que ya he apuntado en la respuesta anterior, a las cuales cabe sumar las relaciones institucionales con la Generalitat de Cataluña, a través de la cual participamos activamente en su Consejo Consultivo de la Mediación y en las mesas de trabajo sectoriales que periódicamente se convocan.  

P.- En la tendencia actual de reducción de estructuras, y contando con la existencia de un Consejo General, ¿cabe pensar que a futuro no será necesario el Consell de Col•legis de Catalunya? ¿Y una modificación de sus funciones?

Antoni Godoy.- Sinceramente, creo que el Consell de Col•legis de Mediadors d'Assegurances de Catalunya será cada día más necesario. Para empezar, el Consell no cabe en una reducción de estructuras, puesto que no forma parte de la cadena estructural del Consejo General, que se formaliza directamente entre los Colegios provinciales y el Consejo General. Los Consejos Autonómicos existentes no quedan contemplados en esta estructura.
Por otro lado, teniendo en cuenta los importantes momentos que está viviendo Cataluña, creo sinceramente que ahora es cuando más necesario será nuestro Consell, con el fin de dotar nuestras estructuras de herramientas de gobierno suficientes para el futuro que creemos inminente.
No olvidemos que son diversas las leyes que amparan una forma de autogobernarnos en materia de colegios profesionales, aunque por voluntad y a instancias del Partido Popular están sometidas a la decisión del Tribunal Constitucional. Ya estamos acostumbrados a que nos pongan puertas al campo.   

P.- ¿Cuáles son los objetivos para su Presidencia?

Antoni Godoy.- Los objetivos que me he propuesto para el período de mi Presidencia -no olvidemos que es de dos años- son relativamente sencillos. De una parte, dotar al Consell de unas estructuras informáticas que habían quedado obsoletas (renovación de la página web, incorporación de un dominio de correo electrónico propio) y una interrelación entre los cuatro Colegios catalanes más ágil y eficaz.
Además, hemos planteado a la Consejería de Interior de la Generalitat de Cataluña la posibilidad de firmar un convenio de colaboración en materia de facilitar copia de los atestados de accidentes de automóvil a los mediadores colegiados, de la misma forma que actúan con los Colegios de Abogados.
También tendrán un  lugar destacado en la agenda las jornadas que celebramos con carácter bienal.

P.- ¿Y se han planteado ya el tema central de las jornadas del Consejo? ¿Dónde se celebrarán?

Antoni Godoy.- El tema de la próximas Jornades del Consell no está todavía decidido. No olvidemos que falta más de un año y medio y durante este período pueden pasar aún muchas cosas que decidan el titular de las jornadas.
En cuanto al lugar de celebración, yo soy partidario de que sea en la demarcación de Tarragona, puesto que es la que no ha acogido hasta el momento este evento. Así pienso plantearlo en el próximo “Consell Rector”, que se  celebrará el próximo mes de diciembre.

P.- ¿Qué relación tienen con las compañías a nivel de Consell?

Antoni Godoy.- Nuestra relación con las entidades aseguradoras goza de muy buena salud. Los ámbitos de colaboración son amplios y diversos y recibimos respuestas muy positivas cuando es necesario.

P.- ¿Y con la Generalitat?

Antoni Godoy.- Con la Generalitat de Cataluña creo sinceramente que la relación es inmejorable. Es una relación presidida por la confianza y el buen hacer, como creo que no podría ser de otra manera.
No olvidemos que la Dirección General de Política Financiera, Seguros y Tesoro es nuestro órgano de control directo y una estrecha colaboración entre ambos organismos es la mejor forma de facilitar la labor y el quehacer diario de los colegiados catalanes.   

INQUIETUD E INCERTIDUMBRE

P.- ¿Cómo están viviendo los mediadores catalanes la situación de mercado actual?

Antoni Godoy.- Los mediadores catalanes viven estos momentos con inquietud e incertidumbre. Los días, meses y años que nos ha tocado vivir no tienen nada de fáciles ni de atractivos, pero ahí estamos dando lo mejor de nosotros, de nuestras empresas y de cada uno de nuestros empleados que nos ayudan a llevar adelante este calvario.

P.- ¿Qué es lo que más le preocupa, como representante de los mediadores, actualmente? ¿Qué están haciendo en este sentido?

Antoni Godoy.- Una de las cosas que más me preocupa -por no decir la que más- es que la competencia más atroz nos viene del sector bancario, que es precisamente el  gran responsable de la situación de crisis que estamos soportando. Pero, además, me preocupa  que este sector sea el más protegido por una legislación no solo permisiva con sus prácticas dictatoriales y abusivas, si no proteccionista hacia dichas formas de hacer.
En este sentido tengo previsto presentar, en nuestro próximo Consell Rector de diciembre, diversas actuaciones o iniciativas para intentar paliar o frenar esta cadena que nos viene ahogando desde hace demasiado tiempo.
No obstante, no me pregunte por las expectativas que tengo puestas en todo ello. La fuerza de la banca y las alianzas con todos los gobiernos son demasiado potentes y soy consciente de las limitaciones que nuestras actuaciones pueden tener. Pero, todo ello no quita que no debamos luchar. Los mediadores colegiados gozamos, además, de una formación y de una proximidad al cliente que no tiene comparación con ningún otro sector. Y debemos valernos de ello.  

P.- ¿Percibe que se están produciendo cambios en el modelo de distribución? ¿En qué sentido? ¿Cómo lo valora?

Antoni Godoy.- Creo que todavía no se están produciendo los cambios en el modelo de distribución que requerirán los mercados. Es evidente que van pasando por nuestro horizonte las fusiones y las adquisiciones entre las empresas de Mediación, aunque de forma más tímida seguramente de lo que sería preciso, y que otros modelos de distribución, como las ventas a través de internet y el uso de las redes sociales, están intentando ocupar sus parcelas de poder en la distribución de productos aseguradores. Pero creo que eso no será todo y que el futuro nos deparará más sorpresas.

P.- ¿Y sobre la IMD II, cuál es su opinión? ¿Qué consecuencias tendrá para la Mediación?

Antoni Godoy.- La IMD II será posiblemente uno de los motores que más agilidad dará a los cambios en el sector de la Mediación, obligando a muchos de nosotros a tomar decisiones empresariales de gran envergadura.
Será la normativa que nadie quiere, que nadie entiende como necesaria, que todos opinamos que sobra, que viene a pasarnos por encima como un rodillo cuando no hemos tenido ni tiempo de saber si la anterior directiva era acertada o no, pero que ahí estará, nos guste o no.
Y las consecuencias pueden ser realmente catastróficas para un sector como el nuestro, suficientemente dañado en sus estructuras.
Me consta que nuestro Consejo General, junto con otras organizaciones destacadas de nuestro sector, están realizando los trabajos oportunos con el fin de intentar minimizar los efectos de esta directiva que, por el mero hecho de incluirnos a los mediadores en el mercado financiero, asimila nuestras prácticas, hasta la fecha intachables en cuanto a asesoramiento y comportamiento frente al cliente, con otras prácticas no tan deseables de otros operadores financieros.

P.- ¿Qué oportunidades de mercado ve en la actualidad? ¿Qué papel ha de jugar el mediador en la difusión de la Previsión Social Complementaria?

Antoni Godoy.- Las oportunidades de mercado en los momentos actuales estoy convencido que no difieren mucho de las habituales. Creo que hay que seguir trabajando en cerrar el círculo alrededor de nuestro cliente y blindarle frente a las agresiones que, demasiado a menudo, sufre por parte de actores poco profesionales.
El papel a jugar por parte de la Mediación en la difusión de la Previsión Social Complementaria creo que debería ser de firme actividad y de protagonismo absoluto, con el fin de conseguir una buena cuota de mercado. No olvidemos que los mediadores de seguros profesionales basaremos nuestra actividad en este campo en el asesoramiento hacia al cliente, mientras que otros sectores de productividad lo harán basándose en colocarle al cliente lo que más les convenga en cada momento.