"Este estudio es un hito en la discusión sobre la reciprocidad en Europa", indica Asmo Kalpala, presidente de AMICE. "Los investigadores no solo han reunido una gran cantidad de información sobre nuestro sector, también han analizado los beneficios que las mutuas puedan aportar a Europa y su sociedad, y han hecho un gran esfuerzo para identificar y demostrar los obstáculos que aún enfrentan las mutuas en el mercado único", añade.

El estudio subraya el valor particular de las mutuas, a la luz de la inestabilidad económica europea y la crisis financiera. Sus rasgos característicos, la sostenibilidad, la solidez, la solidaridad, la gobernanza democrática y la responsabilidad social, contribuyen de manera significativa a la estabilidad y juegan un papel crucial en proveer seguridad a los ciudadanos. Al mismo tiempo, refleja la riqueza y variedad de los marcos jurídicos aplicables a las mutuas en sus respectivas jurisdicciones. Esto proporciona capacidad de adaptación y flexibilidad, que es uno de los puntos fuertes del modelo de negocio mutuo, por ejemplo, en las relaciones de la mutua con sus clientes miembro.

El estudio identifica cuatro principales obstáculos para un desarrollo próspero de las mutuas en el mercado común: las mutuas que no están permitidos en todos los Estados miembros de la UE, los altos requerimientos de capital para poner en marcha una mutua, la falta de posibilidades para formar agrupaciones de las mutuas y, en su barrera más global y fundamental, la falta general de comprensión y conocimiento sobre las mutuas.

Las recomendaciones del estudio se dirigen a diferentes partes: a los propios mutualistas, a los reguladores y legisladores nacionales y a la Comisión Europea, en nombre de la cual el estudio fue compilado, y a las demás instituciones europeas.

Para Gregor Pozniak, secretario general de AMICE, "hay que difundir más ampliamente, y con mayor énfasis aún, el conocimiento de nuestro modelo de negocio, sus características y los beneficios documentados que pueden aportar a la economía y la sociedad europeas. El estudio nos proporciona argumentos adicionales y documentación. Pero también será nuestra tarea garantizar que las partes interesadas referidas, las autoridades y legisladores nacionales y europeos, recojan las recomendaciones para ellos. Estamos dispuestos a recordarles sus obligaciones para con la sociedad y las posibilidades que el modelo de negocio mutuo tiene para los ciudadanos europeos".