Asimismo se incluye una consulta sobre la tecnología y sus repercusiones en el sector europeo de servicios financieros a fin de estimular los trabajos en este ámbito.

En términos de servicios financieros esto significa fomentar la competencia y mejorar las posibilidades de elección “de modo que los consumidores puedan disfrutar de precios más bajos y una mejor calidad de servicios financieros tales como cuentas bancarias, seguros de automóviles y transferencias de dinero, con independencia de que los contraten dentro o fuera de su país”, detalla el comunicado.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, ha declarado que “las empresas y los consumidores europeos deben poder aprovechar plenamente un auténtico mercado único de servicios financieros. Los consumidores han de tener acceso a los mejores productos disponibles en toda la UE, y no únicamente en su propio país. Al mismo tiempo, deseamos explorar todo el potencial de la tecnología en este sector”.

Tres grandes ejes que afectan al seguro

El documento incluye tres grandes ejes con medidas necesarias para "aproximarse a un auténtico mercado único" de servicios financieros incluidos los seguros.

  • Aumentar la confianza de los consumidores y capacitarlos para comprar los servicios ofrecidos en su país o en otros Estados miembros. Por ejemplo, queremos facilitar a los conductores el poder servirse de su bonificación por ausencia de siniestralidad (sistema de bonificación-penalización, «bonus-malus») en el extranjero; queremos reducir las comisiones de las transacciones transfronterizas en monedas distintas del euro; y tomaremos medidas en favor de una mayor transparencia de la tarificación del seguro de alquiler de automóviles.
  • Reducir los obstáculos legales y reglamentarios que afectan a las empresas que intentan expandirse en el extranjero; por ejemplo, trabajando sobre criterios comunes de evaluación de la solvencia y facilitando el intercambio de datos entre registros de crédito.
  • Fomentar el desarrollo de un mundo digital innovador que permita superar algunos de los obstáculos actuales al mercado único. Por ejemplo, colaborando con el sector privado para explorar la forma en que se podría utilizar la identificación electrónica y los servicios de confianza para verificar la identidad de los consumidores. También realizaremos un seguimiento de las prácticas de los proveedores digitales para decidir si conviene actualizar la normativa aplicable a la comercialización de servicios financieros a distancia (por ejemplo, en línea o por teléfono).

Neutralidad tecnológica, proporcionalidad y mayor integridad

Para ayudar al sector de la tecnología financiera europea a operar libremente en toda la UE y a ser competitivo, la Comisión tiene previsto centrarse en unos principios básicos: neutralidad tecnológica, de modo que se apliquen las mismas normas tanto a los productos y los servicios comercializados a la manera tradicional (por ejemplo, a través de sucursales) como a los comercializados por vía digital, con el fin de garantizar la innovación y unas condiciones de competencia equitativas. En segundo lugar, proporcionalidad, de modo que las normas estén adaptadas a distintos modelos de negocio, tamaños y actividades de las entidades reguladas. En tercer lugar, mayor integridad, para garantizar la transparencia, la privacidad y la seguridad de los consumidores.

En un primer paso, la Comisión invita a todas las partes interesadas a participar en la Consulta sobre tecnología financiera, que se pondrá en marcha en la primera conferencia #FinTechEU, celebrada en Bruselas. El objetivo de la consulta es recabar información de primera mano sobre la incidencia de las nuevas tecnologías en el sector financiero en su conjunto. Ayudará a evaluar si las normas de regulación y supervisión de la UE son adecuadas y qué medidas podrían resultar necesarias, detalla la comisión.

COMPARTIR