La Comisión Europea adoptó ayer una comunicación sobre la Supervisión Financiera en Europa. En ella, explica el propio Ejecutivo comunicarlo, se proponen una serie de “ambiciosas reformas” a la actual arquitectura de Comités de Servicios Financieros, además de la creación de un nuevo Consejo para el Riesgo Sistémico Europeo (ESRC, en sus siglas en inglés) y un Sistema Europeo de Supervisores Financieros (ESFS), compuestos por nuevas Autoridades Supervisoras Europeas.

Bruselas anticipa que la legislación que regulará estas propuestas se realizará el próximo otoño. Ahora, la Comisión invita a todas las partes interesadas a que presenten sus comentarios sobre su comunicación antes del próximo 15 de julio.

Con más detalle, la CE explica el que nuevo modelo de supervisión financiera propuesto incluye dos elementos clave. En primer lugar, la creación del citado ESRC, que controlará y evaluará los riesgos para la estabilidad financiera con una visión global. Alertará acerca de los riesgos sistémicos que podrían generarse y, cuando sea necesario, emitirá recomendaciones de acciones que podrían emprenderse con dichos riesgos. La creación del ESRC abordará uno de los puntos flacos fundamentales revelados por esta crisis y que es la exposición del sistema financiero a los riesgos sistémicos intersectoriales, sectoriales, complejos e interrelacionados.

La segunda novedad es el ESFS, para la supervisión de instituciones financieras individuales. Consiste en una red robusta de supervisores financieros nacionales que trabajan al alimón con las nuevas Autoridades Europeas Supervisoras, creadas mediante la transformación de los Comités existentes para los sectores banca, seguros (el CEIOPS) e inversión. El ESFS se basará en las responsabilidades compartidas y de refuerzo mutuo que combinan una supervisión nacional de compañías con tareas específicas en un ámbito europeo. Tiene como meta fomentar unas normas armónicas y la práctica de una supervisión y un cumplimiento coherentes.

La Comisión explica que esta red descansará sobre los principios de alianza, flexibilidad y subordinación y tendrá como objetivo aumentar la confianza entre los supervisores nacionales al tiempo que se garantiza que los supervisores anfitriones intervienen de forma apropiada cuando se trata de fijar políticas de estabilidad financiera y de protección al inversor de manera que los riesgos internacionales puedan abordarse de forma más eficaz.

Bruselas adelanta que deberá efectuarse una revisión exhaustiva del marco supervisor financiero europeo propuesto en esta Comunicación a más tardar tres años después de la entrada en vigor de ambos pilares (y antes de 2013). El resultado de dicha revisión determinará si tendrán que tomarse medidas adicionales para reforzar el ESRC y el ESFS.

Recuperar la confianza

El presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, explica su satisfacción por el nuevo sistema: “Por razones éticas y económicas, es esencial que contemos con una mejor supervisión de los mercados financieros internacionales. Por ello se pidió a Jacques Larosière y a su equipo que elaborasen un informe. Hoy por hoy, la Comisión está presentando propuestas que contribuyan a recuperar la confianza, eviten futuras crisis y protejan el crecimiento y el empleo. Mi deseo es que la nueva arquitectura ya esté funcionando en 2010”.

En la misma línea, el comisario de Servicios y Mercado Interno, Charlie McCreevy señala que “la supervisión financiera en Europa no se ha desarrollado a la vez que la integración del mercado. La crisis ha demostrado que el actual sistema no es lo bastante activo ni apropiado para un mercado único de servicios financieros. Este nuevo sistema combinará la experiencia de todos los responsables de salvaguardar la estabilidad financiera, con organismos europeos fuertes que coordinen su labor. Con esta iniciativa, la Comisión responde a los puntos flacos identificados durante la crisis así como a la llamada de atención por parte del G20 para tomar medidas y así configurar un sistema supervisor y regulatorio más consistente en un plano global para los servicios financieros”.