“La creciente ola de pérdidas a raíz de catástrofes naturales está aumentando la inestabilidad económica en muchos países en desarrollo. En algunos casos, los eventos extremos en grandes mercados, tanto desarrollados como en desarrollo, no solo podrían hacer descarrilar el crecimiento de esa economía, sino que también podría causar un efecto dominó, afectando a la economía global", detalla la agencia de calificación en su trabajo.

En última instancia, añade S&P, "el desarrollo de un mercado para estos productos, lo que ayudaría a las reaseguradores a reforzar su relevancia para los nuevos clientes y los nuevos riesgos, debería conducir a un mercado de seguros más fuerte y a una mayor penetración de los seguros”,

Como parte de un informe reciente sobre el cambio climático y su impacto en las calificaciones, S&P indica que las economías emergentes son más vulnerables a los fenómenos meteorológicos extremos. Estos fenómenos se están produciendo cada vez más a menudo y las pérdidas económicas van en aumento, puesto que tanto las poblaciones como sus posesiones y bienes también crecen.

“Nuestra investigación muestra que cada una de las 20 naciones más vulnerables son mercados emergentes, y la penetración media de los seguros en estos países es del 0,9% del PIB, menos de la mitad del promedio a nivel global (2,1%)”, detalla la agencia.

En opinión de S&P, “las soluciones de seguros respaldadas por los gobiernos, con el apoyo de la industria mundial del reaseguro, podría proporcionar cierta protección y estabilidad a los presupuestos gubernamentales, mitigar el potencial de inestabilidad y de retraso del crecimiento económico”.