Las CNMV, señala en su comunicado, va a tener en cuenta estas directrices y prestará atención, en el ámbito de sus competencias de supervisión, “a la aplicación de estos principios cuando las empresas que prestan servicios de inversión comercialicen paquetes de productos cuando uno de ellos sea un instrumento financiero del ámbito de la Directiva MiFID”.

Anticipa el organismo español que ha remitido ya una carta a las asociaciones del sector para que den traslado a sus asociados de su decisión de adoptar de dichas directrices.

Tal y como recogíamos en este mismo boletín en el mes de julio, estas directrices emitidas por ESMA recogen principios sobre la forma en que deben actuar las empresas que prestan servicios de inversión cuando ofrezcan a sus clientes un servicio de inversión junto con otro servicio o producto como parte de un paquete, o como condición para el mismo acuerdo o paquete.

Noticias relacionadas

Disponibles en español las directrices sobre prácticas de venta cruzada