Anteriormente no había exigencias en cuanto a esos aspectos, pero desde el 1 de enero de 2016, el agregado de las carteras de renta fija de los fondos de inversión especialmente constituidos, vinculados a esos planes, operados por cada sociedad aseguradora o entidad abierta de pensiones complementarias, deberá presentar acumulativamente los plazos medios mínimos determinados por la norma, y a partir del 1 de junio de 2013, y los administradores de estos fondos no podrán adquirir activos que agraven la desclasificación eventual observada en aquella fecha, en relación con los plazos antes mencionados.

Esta iniciativa se ha adherido a la estrategia que ya estaba siendo gradualmente adoptada por los operadores de estos planes, en vista de un escenario de tasas de interés más bajas. Estos planes tienden a incrementar su competitividad a medida que los respectivos fondos de inversión elevan la asignación de recursos en modalidades de inversión con mejores perspectivas de rentabilidad, como es el caso de los activos de renta fija de plazos más largos.

El Gobierno, con la nueva norma, tiene como objetivo mejorar la eficiencia y la eficacia de la política monetaria, con todas las consecuencias positivas que pueden derivarse de la economía del país se espera también contribuir al fortalecimiento de la calidad y diversidad de la Deuda Pública Federal así como el desarrollo del mercado de valores a largo plazo, emitidos por empresas. El tiempo permitido para el ajuste de las carteras de renta fija de estos fondos permitirá a los nuevos requisitos, además de un período de transición gradual y educativa, la efectividad de los ajustes, incluyendo la orden normativo, si finalmente se considera necesario, informa FenaSeg.

COMPARTIR