Las jornadas contaron con las intervenciones, entre otros expertos del sector, del superintendente general de seguros, Tomás Soley, que aportó su visión como supervisor y regulador o Guillermo Constenla, presidente ejecutivo del INS.

En el encuentro también se abordó la perspectiva de los regulados respecto a lo que hoy muestra el mercado y lo que se mostrará en un futuro, tanto en la composición de mercado, productos registrados, intervención del intermediario en la celebración de contratos, como también en otros aspectos. El congreso abrió sus puertas analizando los diferentes canales de comercialización de seguros, desde las agencias y agentes de seguros, corredoras de seguros, operadores de seguros autoexpedibles hasta otros canales alternativos no tradicionales como las ventas telefónicas o por internet, del que se destacó al auge de la venta de seguros por internet donde el intermediario de seguros no es ajeno y, por el contrario, podría buscar como canal de intervención esa vía cibernética.

Tomás Soley, analizó lo que sería el “proyecto SUGESE” para los próximos 5 años, mostrando cómo este mercado asegurador se ha venido construyendo con proyectos claramente definidos en quinquenios, “aunque el progreso natural de un mercado que se abre en competencia permanece en fase de crecimiento y madurez sobre la base del mejoramiento y desarrollo de la regulación y supervisión. Evidentemente falta mucho para que el mercado madure, eso lleva su tiempo”, confirma Breedy.

Otros temas abordados durante las jornadas fueron los referidos a la importancia de la ‘Responsabilidad Civil Objetiva’ en la intermediación de seguros o la Ley de Protección de la persona frente al tratamiento de sus datos personales y su reglamento y su contraste con algunos artículos de la normativa del sector asegurador (artículo 21 de la Ley Reguladora del Contrato de Seguros). Sobre este último aspecto, Breedy considera que “resulta indispensable comprender la responsabilidad de las entidades que intervienen en el mercado asegurador en razón de proteger los datos personales de todo aquel consumidor de seguros que transmite información personal clasificada como restringida o sensible para el aseguramiento de riesgos; la sanción a este incumplimiento puede ser sancionable”.

En las jornadas de la CIS también se englobaron distintas opiniones sobre la dirección de apoyo al consumidor; los ajustadores de pérdida o la comparación internacional de un mercado abierto. Consulte el artículo de Said Breedy aquí.