En el mismo se indica que, a pesar de que las cifras principales predicen un aumento de las tasas, hay una capacidad abundante del mercado. El enfoque de la suscripción adaptado por muchas reaseguradoras para analizar y administrar en muchos casos su cartera de riesgos ha sido recompensado con precios diferenciados, según el informe. Este enfoque ha sido bien acogido por el cedente, pero no se sustenta en un endurecimiento generalizado del mercado.

“El mercado de reaseguros es estable y ordenado, pero la realidad es que no se está dando un endureciendo”, dice Peter Hearn, presidente de WILLIS RE. “De hecho, algunos compradores sin programa de pérdidas, incluso en zonas de exposición máxima, han logrado obtener reducidos ratios ajustados al riesgo en las renovaciones de 1 de junio y 1 de julio”.

Aunque el informe considera que el cambio del modelo y los factores macro-económicos están jugando “un papel cada vez más silenciado”, Hearn reconoce los cambios en los requerimientos regulatorios y en las inversiones como las tendencias importantes de la industria. “El impacto de los cambios de modelos de catástrofe de proveedores es cada vez más silenciado y la industria se vuelve más sofisticada”, indica. “Las empresas y los reguladores se dan cuenta de que no puede ser demasiado dependientes de un modelo, y están mezclando modelos para demostrar posibles resultados realistas”, añade.

Según el informe, la mayoría de los retornos en la inversión de los reaseguradores fueron satisfactorios en 2011, y derivados de las ganancias de capital por la caída de los tipos de interés. Existe una preocupación, sin embargo, una vez que los tipos de interés comiencen a subir, y la caída en el valor de las carteras de bonos podría resultar en pérdidas potenciales de inversión para los reaseguradores.

Hearn comenta que es el impacto de factores económicos externos lo que eventualmente podría resultar en un mercado de endurecimiento. “Curiosamente, a pesar de que este escenario es bien conocido y ampliamente discutido en los círculos de la industria, la fijación de precios se mantiene suave a pesar de estas señales de advertencia en los balances de los reaseguradores. El eventual aumento en los tipos de interés, junto con un aumento de la inflación, potencialmente podrían desencadenar un mercado duro”.

Otros hallazgos clave del informe incluyen:

- Un marcado incremento en el flujo de capital hacia los vehículos no tradicionales, con los inversores atraídos por los retornos no correlacionados disponibles en el riesgo de reaseguros.

- La creciente sofisticación del bono catástrofe y los títulos asociados con los seguros (ILS) del sector significa que cada vez va a competir con el reaseguro tradicional para cubrir el riesgo.

- El mercado de riesgos políticos continúa siendo afectado por la crisis crediticia y la recesión mundial resultante, con la crisis de la zona euro en constante cambio, lo que preocupa a clientes y reaseguradores.

- En el mercado de Salud de Estados Unidos, las condiciones del reaseguro para las empresas de Responsabilidad Profesional Médica siguen siendo favorables con una caída en los precios o estabilidad, como reflejo de las tendencias de pérdidas moderadas y estables tasas subyacentes. Sin embargo, los mercados de reaseguro en general son receptivos a apoyar la capacidad límite requerida.

Haga clic aquí para leer en su totalidad el informe sobre las renovaciones de la primera mitad de año.

COMPARTIR