Según reza el documento: "El Estado garantizará los derechos de los adultos mayores; velará porque reciban servicios de salud; y promoverá su integración social y participación en las actividades económicas y culturales de su comunidad". También se modifica la fracción XXIX del apartado A del Artículo 123 Constitucional, el cual señala que la Ley del Seguro Social, comprenderá seguros de cesantía en edad avanzada y de desempleo.

Estas modificaciones figuran en el paquete económico de cara a 2014, en particular en el Presupuesto de Egresos, que deberá ser aprobado el 15 de noviembre por la Cámara de Diputados. En un artículo segundo transitorio, se establece que el Congreso de la Unión preverá que los adultos mayores que cumplan 65 años a partir del 2014, que requieran apoyo para sufragar sus gastos básicos de manutención durante su vejez, reciban una pensión a partir de dicho año.

Asimismo, periódicamente se tendrá que revisar esa edad para que, con base en los estudios demográficos que determine la ley, dicha edad se incremente en función de la esperanza de vida de la población. También se señala que el acceso a los servicios y el otorgamiento de los seguros y prestaciones correspondientes se realizarán de acuerdo al monto de ingresos que permita cubrir las nuevas obligaciones. La elaboración del documento se tomó como eje rector la iniciativa presentada por el presidente Enrique Peña Nieto, así como las propuestas presentadas por el PRI, PRD y el Congreso de Puebla.

Respecto al seguro de desempleo, Moreno Rivera manifestó que la comisión que preside consideró pertinente establecer la creación de la prestación en el apartado A del Artículo 123 constitucional, la cual será ejecutada por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). La propuesta del Ejecutivo planteaba originalmente añadir al artículo 73 de la Constitución la facultad del Congreso de la Unión para legislar en materia de seguro de desempleo.