Entre el 40% que responde afirmativamente, dos tercios (66%) de estos señala que el auditor interno participa en dichos proyectos después de su implantación, por un 16% que dice que se implica desde el principio y un 18% que lo hace en el durante la implantación.

De los resultados de la encuesta conviene reseñar también que más de la mitad de los profesionales (52%) dice que desde de la Dirección de Auditoria Interna no se realizan acciones específicas de conocimiento para evaluar o asesorar los riesgos de la innovación

“La innovación ya no está solo ligada a la introducción de novedades en el mercado, sino también a aspectos relacionados con la sostenibilidad (búsqueda de materiales más limpios/sanos/reciclables, productos y procesos de distribución que no contaminen, disminución del consumo en los procesos productivos…) y con la responsabilidad social empresarial, que son cada vez más demandadas por los grupos de interés”, afirman desde el Instituto de Auditores Internos de España. Por ello, recomienda, “los proyectos de innovación de las organizaciones deberían estar contemplados desde su origen en los Planes Anuales de Auditoría Interna y el director de Auditoría Interna debe asegurarse de que cuenta en su equipo con el conocimiento adecuado para auditar la innovación en cualquiera de sus fases”.

COMPARTIR