La Sala explica en su auto que las medidas cautelares reales, como la fijación de una fianza, tienden a limitar la libre disposición de un patrimonio con el objeto de asegurar las responsabilidades pecuniarias de cualquier clase que puedan declararse en un proceso penal.

El tribunal no entra a analizar las cláusulas de la póliza ni su interpretación, puesto que eso constituiría una cuestión prejudicial civil a resolver en otro ámbito y en otro momento procesal.

Los magistrados señalan que, en el terreno penal y en relación con los hechos investigados, "la suscripción de dicha póliza se perfila como un mecanismo más de los empleados por el querellado en perjuicio de la entidad que administraba -tomadora del seguro- y con efectos beneficiosos en exclusiva para el asegurado y las propias compañías aseguradoras, hasta el punto de que éstas, de ejecutarse la fianza, pueden repetir indistintamente contra los asegurados o contra la tomadora del seguro".

Noticias relacionadas

Los directivos de Abengoa presentan cuatro pólizas de seguro como aval para cubrir sus fianzas