“Consideramos que esta Comisión tendría que contar en todo caso con el colaborador imprescindible del Sistema Nacional de Salud, que es la Sanidad Privada. No hacerlo equivale a vaciar de sentido cualquier acción que pretenda llevar a cabo”, puntualiza.

Asimismo, el secretario general de la asociación, Carlos Rus, asegura que “resulta preocupante que el Gobierno español ampare estos fuegos artificiales que se basan en la crítica a la iniciativa privada en un contexto tan sensible y de tanta eficacia y cooperación demostrada”.

En palabras de Contel, “el hipotético -por insostenible- escenario de una sanidad exclusivamente pública en España desembocaría en el colapso inmediato de nuestro SNS, que conllevaría una extraordinaria merma de la calidad, un gigantesco aumento de las listas de espera y un sobrecoste económico inasumible para los presupuestos públicos y un incremento del déficit público”.