La XXII Convención de Aseguradores de México contó ayer con destacadas figuras públicas que tomaron el pulso del sector de seguros, así en el acto de apertura se contó con Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos; José Antonio Meade, Secretario de Hacienda y Crédito Público; Alberto Baillères, Presidente del Grupo BAL, que recibió el premio ‘Asegurador Distinguido 2012’; Gerardo Gutiérrez Candiani, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial; y Gonzalo Lauría, Presidente de FIDES (Federación Interamericana de Empresas de Seguros). Además de numerosos presidentes y representantes de las Asociaciones que conforman el Consejo Coordinador Empresarial.

Fernando Solís Soberón, presidente de la AMIS, manifestó que la actividad aseguradora tiene efectos muy importantes en la economía. “Coadyuva a que el crecimiento económico sea mayor, al permitir a las personas tomar más riesgos y, por consiguiente, a promover la actividad empresarial. Impulsa el mercado de crédito al permitir a los acreedores transferir el riesgo de que los acreditados incumplan por fallecimiento o invalidez, o porque el valor de la garantía caiga, como resultado de la materialización de un riesgo”. Además, agregó “las aseguradoras son inversionistas institucionales de largo plazo y financian emisores y proyectos públicos y privados. Eleva el bienestar social de la población, debido a que somos adversos al riesgo, y el seguro permite transferir parcial o totalmente los riesgos que enfrentan las familias y las empresas”.

Entre las cifras ofrecidas por Soberón destacó que “en los últimos cinco años, la tasa de crecimiento anual promedio en términos reales del sector asegurador, ha sido superior en 3,6 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento real anual promedio del Producto Interno Bruto. Estimaciones tendenciales conservadoras, indican que el sector seguirá creciendo vigorosamente durante los próximos cinco años; siete por ciento anual promedio en términos reales”.

No obstante, de acuerdo al plan elaborado, y en caso de realizarse adecuaciones al marco normativo y adoptarse políticas públicas que otros países han concretado en beneficio de su población, “estimamos que la tasa de crecimiento real anual promedio del sector asegurador se incrementaría, en al menos, dos puntos porcentuales, respecto a este crecimiento tendencial”.

SEGURIDAD SOCIAL, VIAL Y FRENTE A CATÁSTROFES

Como expuso el presidente de la AMIS, el plan contiene propuestas para todas las clases de seguros, pero en concreto mención tres: “En materia de seguridad social. Para cubrir el riesgo que un trabajador fallezca o se incapacite de manera permanente o parcial, los Institutos de Seguridad Social del Estado cobran una prima de 2,5% del salario base de cotización”.

Según explicó Soberón, “como sucede en muchos otros países, el sector asegurador podría participar de una manera más efectiva en los esquemas de seguridad social, como un prestador de este servicio. Si las aseguradoras ofrecieran esta cobertura, su costo podría ser de alrededor del 1% del salario, lo cual significaría un ahorro sustancial de recursos”.

El segundo punto que meció fueron los accidentes viales, destacando que son un riesgo permanente para la población. Cada año ocurren más de 460.000 accidentes viales, con un costo de más de 120.000 millones de pesos (9.087 millones de dólares). “En México, uno de cada cuatro vehículos sufre un accidente cada año. Sin embargo, el 73% del parque vehicular no está asegurado. Esto implica que los afectados o el Gobierno asuman, en muchos casos, el costo de lesiones, fallecimientos y daños”.

Por último, explicó que México, al igual que muchos otros países, está altamente expuesto a riesgos catastróficos como los terremotos, huracanes o inundaciones. A pesar de ello, la penetración del seguro en casa-habitación y en las pequeñas y medianas empresas, es baja. “Un factor que incide en la poca penetración y competitividad de este tipo de seguros, es la regulación. La regulación mexicana difiere de la observada en otros mercados y obliga a la creación de reservas catastróficas, con periodos de recurrencia de los eventos más extensos, y al no reconocer el reaseguro de exceso de pérdida para su constitución”, subrayó Soberón.

Es importante señalar que sobre este tema, acordamos recientemente con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, realizar una consulta a la OCDE sobre la regulación para estos riesgos en los países miembros, y con base en ésta, revaluar la conveniencia y adecuar la norma.

Asimismo, hizo mención de la gestión del Presidente Felipe Calderón, destacando el trabajo realizado en la Reforma al Sistema de Pensiones del ISSSTE, el manejo responsable de la política fiscal, “que ha permitido destacar a nuestro país por su estabilidad macroeconómica. Y, también, el fortalecimiento del Estado de Derecho”.

EL PAPEL FUNDAMENTAL DEL SECTOR EN LA ECONOMÍA

Por su parte, el Presidente Calderón, señaló en su discurso que “el sector asegurador desempeña un papel fundamental en la economía”. Y apuntó que, el año pasado, el crecimiento de los activos del sector fue mayor a 12%, una por arriba del aumento del PIB nacional. Además, informó que la penetración de los seguros entre la población mexicana creció, como lo muestra el aumento de cerca de 170% del número de pólizas y certificados de seguros, entre 2000 y 2010. Además, las primas como porcentaje del PIB pasaron de 1,6% en 2006 a casi 2% en 2011.

Tras explicar que la solidez de la macroeconomía es fundamental para el desarrollo de un país, Calderón contrastó los avances afirmando que la cobertura de riesgos requiere ser extendida a más mexicanos. Señaló que la inclusión financiera, la cual excluye a 47% de los habitantes de naciones en desarrollo, es fundamental para impulsar la justicia social y la eficiencia de nuestras economías. Por ello, reconoció como pertinente que la Convención de Aseguradores se enfoque en cómo hacer más accesibles los servicios financieros y los seguros para la población. Agregó que, con la creación del Consejo Nacional de Inclusión Financiera y la implementación de los Seguros Básicos Estandarizados; así como con el impulso a la primera regulación en materia de microseguros, México da pasos en la ampliación de la inclusión financiera.

Para concluir, reiteró que gobiernos y empresas aseguradoras tienen la capacidad de lograr que un mayor número de mexicanos estén cubiertos ante riesgos y así protejan su patrimonio, y aseveró que sólo con el esfuerzo y trabajo de todo México, se alcanzará un país más seguro, justo y próspero.

LA ADMINSITRACIÓN DE RIESGOS

Por su parte, el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, apuntó que la administración de riesgos es uno de los elementos que incluye la agenda de trabajo que se está desarrollando junto al sector asegurador, la cual tiene como propósito continuar con el fortalecimiento de la industria.

Destacó que los seguros reducen los riesgos financieros en el país y expuso que en esta materia se trabaja con la industria aseguradora para que participe en mayor medida en el desarrollo de la administración de riesgos. “Hemos venido trabajando mucho tiempo y tenemos que concretarlo en el envío de la iniciativa de Ley, en las bases de un nuevo marco legal que permita la adopción ordenada de los nuevos estándares de solvencia II y una regulación secundaria de vanguardia", destacó.

Esta agenda de trabajo de largo plazo, incluirá tanto las políticas públicas y la regulación que marcan al sector como las propias características estructurales del mismo, a fin de identificar obstáculos al crecimiento prudente y solvente de las instituciones de seguros. También considera incluir en los trabajos del Consejo Nacional de Inclusión Financiera el tema de microseguros, a través de adecuaciones al marco regulatorio y exploración alternativa de aseguramientos para microempresas.

Josefina Vázquez Mota, candidata a la Presidencia de la República por el PAN, que también participó ayer en la Convención, en la que estuvo acompañada por el senador Santiago Creel y la diputada federal, Mariela Pérez de Tejada. Vázquez Mota destacó que el encuentro era “una oportunidad para compartir con un sector tan importante” y destacó que “hemos avanzado, pero debemos fortalecer la cultura y hacerla accesible para la mitad del país. Recibo estas peticiones que hoy me presentan, me comprometo a incorporarlas en mi plan de gobierno".

Asimismo, explicó que "ampliaré la participación del sector de seguros, en el sistema nacional de pensiones. Vamos a impulsar un vinculo en el sector de los seguros en gastos médicos y salud" y agregó que "voy a aprovechar la experiencias para complementar los beneficios en el sistema nacional de salud. Promoveré una mejora del servicio para todos los aseguradores". También expuso la necesidad de instaurar el seguro de responsabilidad civil obligatorio de automóviles en el país, entre otras propuestas.

FORO DE DEBATE

También se celebró ayer el Panel ‘Políticas públicas para promover el acceso de la población a los servicios financieros’, en el que participaban Leo Zuckerman, Jorge Castañeda, Juan Ramón de la Fuente y Lorenzo Meyer. Jorge Castañeda explicó que se han dado avances en el sector, pero reconoció que el caso mexicano es especial aunque la expansión de la clase media, indicó que es uno de los mejores síntomas de la actual economía. Juan Ramón de la Fuente señaló que la inclusión y exclusión financiera, representan un tema de discusión pues destacó que "tres cuartas partes de las personas mayores de 15 años no tienen acceso a los servicios financieros formales, sólo el 27%".

Por su parte, Lorenzo Meyer señaló que tienen que mejorarse las posibilidades para quienes están afuera de los sistemas bancarios y de seguros, pues reconoció que el pago por estos servicios es demasiado caro y reconoció que en México existe la cultura del cobro muy alto a los que menos tienen. Asimismo, Jorge Castañeda apoyó la propuesta de Santiago Levy, de tomar recursos del Fondo Fiscal Federal para ampliar un sistema de seguridad social a toda la población y eliminar de esta forma, la condición de que solo los trabajadores que realizan cuotas, tengan el acceso al sistema de seguridad, el que reconoció es muy deficiente.