La agencia explica que la mayor parte de las inversiones de los aseguradores se mantienen en valores de renta fija tradicionales y es probable que, con este nuevo estándar de contabilidad, la mayor parte de ellas se clasifiquen inicialmente como valor de mercado a través de otros ingreso o coste amortizado. “Como tal, esperamos que el impacto en las finanzas de los aseguradores sea manejable. Sin embargo, la mayor parte de los títulos de renta variable acciones podrían clasificarse ahora en la categoría de valor de mercado en pérdidas y ganancias, aunque las compañías pueden separar una parte de ellas como amortizaciones debido a consideraciones de la IFRS 17 (norma contable de seguros)”, indica la agencia.

Fitch ve más probable que las aseguradoras de Vida vean un mayor impacto en la volatilidad de sus ingresos que las entidades de No Vida debido a la naturaleza a largo plazo de sus negocios y una mayor exposición a las inversiones a tipos variables.

COMPARTIR