Asimismo, la constitución de un órgano de control interno no será preceptiva para las corredurías de seguros cuando ocupen a menos de 50 personas y cuyo volumen de negocios anual o cuyo balance general anual no supere los 10 millones de euros, desempeñando en tales casos sus funciones el representante ante el Servicio Ejecutivo de la Comisión.

“Si bien es cierto que la pretensión de ADECOSE durante la tramitación del Reglamento fue que todos los corredores de seguros quedaran eximidos de estas obligaciones, independientemente del número de empleados, al menos existe la satisfacción por el hecho de que la Subdirección General de Inspección y Control de Movimientos de Capitales haya aclarado estas dudas, de lo que se beneficiará gran parte del sector, máxime cuando los umbrales de los 10 y 50 empleados están establecidos para todos los sujetos obligados del Reglamento sin exclusión”, afirman desde la asociación.

Además, dado que aún mantiene “importantes dudas” en cuanto a la aplicación del Reglamento, seguirá “insistiendo” a la Administración para que modifique o aclare “aspectos de la normativa que perjudican al sector”.