A continuación, Raúl Casado, subdirector general de Ordenación de Mercado de la DGSFP, comenzó su intervención aludiendo a la relevancia de formar parte de una organización como la CEOE, pero su exposición se centró en los retos normativos y de mercados que han de afrontar los corredores y las corredurías de seguros. En el ámbito normativo, se refirió a la importancia de la IMD1, ya que ha supuesto “el primer paso en la profesionalización de la Mediación”. Sobre la IMD2, subrayó que no se sabe cuándo acabará el proceso y que, en la actualidad, el impulso de la Presidencia se está centrando más en los PRIPS. Asimismo, subrayó que las causas que justifican la reforma de la actual legislación europea en materia de Mediación de Seguros son: lograr una mayor armonización en las normativas nacionales e incrementar la protección al consumidor. También habló de la profesionalización en la que han de seguir trabajando, recalcando la importancia de incrementar la transparencia en la comercialización, ya que, por ejemplo, en su relación con las aseguradoras su actuación repercutirá en “la carga de capital que puede ser requerida a las entidades en el concepto de riesgo reputacional”. Por otra parte, manifestó que la relación de estos profesionales con el cliente ha de estar basada en el “asesoramiento, no solo en proporcionar información”, por lo que la información que se facilite ha de ser “clara, precisa y sencilla”, enfocada a evitar que el inversor acuda a contratar un producto “de cuyo riesgo o coste no es consciente”. Por último, reconoció que la Administración, además de actuar como supervisor, ha de facilitar “el trabajo, pero siempre dentro del marco legal establecido en cada momento” y puso de manifiesto el propósito de trabajar en la simplificación de cargas administrativas. En este contexto, afirmó que los corredores han de preguntarse qué estructura necesitan para realizar todas estas funciones, ya que no solo nos encontramos ante un reto normativo sino también ante un desafío de mercado, porque existe una mayor competencia y hay nuevos actores. Concluyó indicando que, si “todos trabajamos de manera conjunta, el mercado saldrá ganando”.

ASESORES PERSONALES

David Alva, presidente de la Comisión de la Promoción de la Empresa de la CEOE, habló de la situación económica de nuestro país, de las ventajas de pertenecer a una organización como la CEOE y de hacia dónde se están enfocando sus acciones. Sobre la situación económica dijo que 2013 será el año del cambio, aunque el desempleo seguirá aumentando al menos durante el primer semestre.

David Sanza aludió al importante cambio social y económico que se está produciendo y las oportunidades que se ofrecen para el sector, ya que habrá “menos Estado y más responsabilidad individual”, lo que conllevará un mayor requerimiento de cobertura privada en salud, pensiones, educación, exportaciones,… ; esto nos permitirá convertirnos en “asesores personales de nuestros clientes. Como empresarios debemos adelantarnos al futuro”. El cambio también se producirá a nivel personal, ya que, recordó, “el consumidor del siglo XXI está conectado 24 horas, los siete días de la semana, por lo que debemos pensar cómo serán los clientes del futuro”. También pidió que corredores y compañías afronten juntos todos los cambios que llegarán con estos futuros clientes, así como los que se están produciendo en la actualidad.

La jornada concluyó con el acto de entrada de FECOR en la CEOE, que estuvo a cargo de José Isaías Rodríguez, vicesecretario general de Organización de la CEOE, y Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA y vicepresidenta de la CEOE. Isaías indicó que en la actualidad se está realizando una reorganización de la CEOE, los objetivos de esta reforma se enfocan en cuatro puntos; lograr mayor: representación, participación, transparencia y control de sus miembros. También cuestionó que en la actualidad dentro de la CEOE haya ámbitos sectoriales que están representados por varias asociaciones, uno de estos casos es el de la mediación que, en este momento, cuenta cuatro organizaciones miembros de la CEOE.

Pilar González de Frutos se refirió a la eficacia que supone estar empresarialmente unidos, “más cuando nos movemos en una actividad tan regulada como la nuestra”. En este sentido apuntó que “hay razones para esta regulación, pero la misma ha de basarse en la prudencia, la solvencia y libertad”. También abogó por normas claras que no den pie a diferentes interpretaciones y recordó que “ni las leyes ni la Administración crean empleo”, pues esta es una “responsabilidad” que asumen los empresarios”. Concluyó recordando que “la unidad es lo que mayor eficacia aporta”.