Esta operación, según adelanta hoy 'El Economista', es inédita en España al tratarse del primer reaseguro realizado en nuestro país sobre productos de Hogar. Supone la transferencia de las pólizas suscritas hasta el 1 de enero pasado, siendo esta cesión de cartera efectiva a partir del 2 de enero.

La transacción comporta para el banco unos costes vinculados de 1,52 millones que, una vez se depure dicho impacto, se espera unos ingresos netos para la entidad de 21,24 millones de euros.

Los factores que facilitan la operación es el conocimiento de NACIONAL DE REASEGUROS, colaboradora habitual de las aseguradoras de Kutxabank, y el incentivo a la buena gestión amarrado en el contrato. El desafío para cerrar transacciones así, según publica 'El Economista', es la volatilidad con que puede toparse el inversor ante la imprevisible siniestralidad de las pólizas de Hogar. De hecho, esa es la principal razón para que prospere el reaseguro en Vida, puesto que su incidencia es muy predecible, gracias a las ricas y depuradas tablas de mortalidad manejadas por la industria.