“Durante 2013, el precio medio del seguro de coche cayó en torno a un 9% debido principalmente al contexto económico de los últimos años, la competencia entre compañías y la caída de la siniestralidad, que ha permitido reducir los costes de las aseguradoras. Esta caída se aplica en mayor medida en las nuevas contrataciones que en las pólizas de cartera, razón por la cuál es más ventajoso, por lo general, cambiar de compañía que ser fiel”, afirma Celia Durán, responsable de Seguros de la web.

El estudio ha analizado la diferencia que existe entre el precio del seguro tras recibir bonificaciones o penalizaciones en la compañía actual y el mejor precio que se podría obtener en el mercado por un producto similar.

Se han considerado tres tipos de asegurados. En el primero de los casos analizados, los conductores con la máxima bonificación, el incremento de precio durante los años de contrato ha sido de un 10%, ya que estos asegurados entraron en la compañía con la máxima bonificación posible, sin opción a más descuentos. Sin embargo, el precio de su seguro se ha incrementado cada año, debido a los gastos e impuestos que se aplican a la prima. Si este grupo optara por cambiar de compañía, podría conseguir un ahorro medio del 47% al elegir la opción más económica del mercado para cada cliente.

En el segundo caso, conductores que entraron sin la máxima bonificación, los precios del seguro tras varios años en la compañía se redujeron una media del 25,3%, al beneficiarse de bonus en sus primas. No obstante, según Kelisto.es, si decidieran cambiar de compañía obtendrían un descuento medio del 44,3%.

En el último de los casos analizados, el de los conductores que tuvieron uno o más siniestros en el último año, los precios del seguro se incrementaron una media del 36,4%, fruto de las penalizaciones que las compañías aplican tras un siniestro. Si estos conductores buscaran una opción más económica en el mercado podrían conseguir un ahorro medio del 45,8%.