Hace unos días, durante la clausura del XIV Congreso de Responsabilidad Civil y Seguro, Pablo Muelas, subdirector general de Seguros y Política Legislativa, adelantó que, en este proceso, están analizando la posibilidad de una modificación de la Ley y no la sustitución por una nueva. En esa misma línea se manifiesta la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga, en una entrevista publicada por 'Actualidad Aseguradora'.

Como preámbulo a su ponencia sobre los destalles de la reforma de la LCS, Fuentes adelantó que el próximo viernes prevé que el Gobierno apruebe el Real Decreto de Seguro de Responsabilidad Civil (o garantía equivalente) de los Administradores Concursales. También confirmó que está previsto que el grupo de trabajo para la reforma del Baremo de Autos incorpore nuevos miembros “para lograr un mayor consenso social”.

NOVEDADES EN LA LCS

En cuanto a los cambios previstos en la LCS, destacó que se están estudiando los requisitos formales de las pólizas de seguros, recalcando que el asegurador tiene la obligación de entregar la póliza al tomador; y en lo referente a los seguros de grupo, ante las dudas que se vienen presentando, sería conveniente requerir la firma del asegurado en el boletín de adhesión y entregar un certificado de aseguramiento.

También comentó que las entidades aseguradoras deberán hacer un esfuerzo en la redacción de los riesgos que se cubren, haciendo especial mención, de forma sistemática y comprensible, de las exclusiones u otras limitaciones o condiciones de cobertura. En lo referente al pago de la prima, señaló que se tendrá en cuenta que en la prima única o primera la resolución del contrato o exigencia del pago en vía ejecutiva se producirá en los tres meses siguientes; y en las primas sucesivas, se está estudiando reducir de seis a tres meses la extinción del contrato cuando el asegurador no reclame el pago.

Otras modificaciones previstas están relacionadas con los siniestros (se pretende implantar los sistemas de oferta motivada de indemnización o respuesta motivada, aunque no en todos los ramos, por lo que permanecerá en vigor el actual procedimiento pericial descrito en el vigente artículo 38 de la ley), la duración del contrato (desaparecerá el límite de diez años, quedando éste fijado en prórrogas año a año), la oposición a la prórroga del contrato (el tomador verá reducido de dos a un mes el periodo para realizar la misma, y se mantendrá la actual de dos meses para el asegurador), o en los ramos (nueva definición del seguro de incendios y de robo, el seguro de lucro cesante se reconvertirá en un seguro de pérdidas pecuniarias, y se estudia la desaparición de la regulación en esta ley del seguro de trasporte terrestre, quedando legislado únicamente por la Ley de Contrato del transporte terrestre de mercancías).

Además, en cuanto a los gastos en defensa jurídica, se indicará que el importe de los gastos no formará parte de la suma asegurada, y se suprimirá toda referencia a los seguros obligatorios, quedando regulados por su normativa específica. En los seguros de personas, se tendrá en cuenta su definición y las cuestiones de no discriminación en la contratación.

MAYOR RIGOR EN EL CUMPLIMIENTO DEL CUESTIONARIO

El acto inaugural de la jornada estuvo presidido por el presidente del Patronato de Fundación Inade, Valentín Lorenzo Fernández, que aprovechó la ocasión para presentar a la sociedad orensana de la Fundación la segunda edición de la obra ‘Ley de Contrato de Seguro: Jurisprudencia comentada’, editada por la editorial Aranzadi.

Presentado y moderado por el Decano del Colegio de Abogados de Ourense, Arturo González Estévez, el encuentro también contó con las ponencias de José Antonio Badillo, delegado territorial para Madrid del Consorcio de Compensación de Seguros, que disertó sobre los derechos y deberes de los tomadores, asegurados y beneficiarios; y del presidente de la Audiencia Provincial de Orense, Fernando Alañón, quien afirmó que el contrato de seguro es el que genera mayor jurisprudencia en la Audiencia Provincial, y solicitó a los profesionales del sector un mayor rigor en la cumplimentación de los cuestionarios que dan origen a la póliza de seguros, ya que la falta de datos o las indebidas respuestas producen importantes controversias entre entidades aseguradoras y asegurados.

Asimismo, pidió al sector que se vigile la actuación al inicio de las pólizas que cubren riesgos como la enfermedad, ya que en estos casos las preguntas a las que se somete al tomador son vitales para el buen funcionamiento del contrato suscrito.