En un informe, el banco de inversión explica que en ello influye que el nivel de aseguramiento de las viviendas en Italia no es elevado y que, frente al ocurrido en 2009, al suceder en agosto, un mes tradicional de vacaciones, "las pérdidas potenciales en caso de interrupción de la actividad económica son más bajas que en el terremoto de l’Aquila", ocurrido en abril.

Desde la firma recuerdan que el seísmo supuso para la aseguradora del león un aumento de las indemnizaciones de 130 millones de euros durante el segundo trimestre de 2009; ese importe, ahora, llevado a las cifras de 2016 supondría un impacto del 3% sobre los beneficios previstos de este año (unos 4.800 millones de euros).

JP Morgan también valora el efecto en las cuentas de ALLIANZ. Las indemnizaciones de 2009 se elevaron hasta los 84 millones de euros; proyectados en los resultados previstos para este año supondrían un 1% de los beneficios totales.

 

Matteo Renzi,presidente del Italia, visita la zona afecatada por el terremoto

 

Impacto del terremoto de 2009

Según datos de SWISS RE, el terremoto de 2009 causó daños asegurados valorados en alrededor de 350 millones euros en aquel momento, con un coste económico de 2.000 millones. Alrededor de 15.000 casas fueron destruidas en la localidad de L’Aquila y 10.000 edificios antiguos resultaron dañados.

Pese al coste de vidas humanas que provocó en aquel momento el seísmo (con 309 muertes), MUNICH RE confirmaba en su día que las pérdidas aseguradas habían sido "relativamente bajas" debido a la baja densidad de seguros en la zona.

 

Dos terceras partes de los municipios, en zonas de riesgo

En este sentido, El Mundo se hace eco de un estudio de 2008 realizado por expertos de Protección Civil del país que reveló que tan solo el 14% de los edificios en la franja más vulnerable del país estaban acondicionados según la normativa de seguridad sísmica. Aunque ese mismo año se establecieron nuevas normas adaptadas a un mayor nivel de seguridad para las nuevas construcciones, la mayoría de los edificios quedaban excluidos de esas nuevas medidas.

Es más, justo hace un mes, un nuevo informe realizado por la asociación de aseguradoras italianas desveló que las dos terceras partes de los municipios de Italia se encuentran en zonas de riesgo por terremoto, con una proporción similar de sus edificios exentos de cualquier protección sísmica.

Italia es el país europeo con mayor número de terremotos contabilizados en los últimos años. Desde 1968, según El Economista, estos seísmos han supuesto un coste económico para el país de aproximadamente 121.000 millones de euros.

 

Noticias relacionadas

El seguro cubre el 40% de las pérdidas económicas por catástrofes