Recientemente se hizo entrega del regalo a su destinatario, quien reconoció que nunca en la vida le había tocado nada. Seguro que ya no podrá volver a decirlo. ¡Enhorabuena!

COMPARTIR