El evento, que contó con la intervención de Gabriel Beiro y María Jamardo, ambos expertos en Consultoría Legal y Compliance de la correduría, se centró especialmente en explicar los beneficios de la aplicación de un Corporate Compliance Program, ya no solo para garantizar el cumplimiento del ordenamiento jurídico vigente, sino como herramienta para optimizar la competitividad empresarial y su valor añadido.

En las jornadas, que se celebraron primero en Culleredo y después en Ferrol, se analizaron las últimas reformas legislativas, haciendo especial hincapié en la Ley Orgánica 1/ 2105 de 1 de julio de 2015 y sus consideraciones doctrinales. En la misma se indica que las personas jurídicas son penalmente responsables por los delitos cometidos en su nombre y beneficio, directo o indirecto, por administradores, directivos o empleados. A tenor de esta ley y para evitar, precisamente, que las empresas incurran en la comisión de delitos, se creó el denominado Corporate Compliance, un programa de previsión y defensa diseñado en exclusiva para cada empresa tras analizar e identificar cuáles son los delitos que puede cometer en el ejercicio de su actividad. En este marco, incidió Gabriel Beiro, resulta clave la contratación de los seguros de RC para Administradores y Directivos.

Tras un extenso debate entre los intervinientes y los abogados, economistas y empresarios asistentes, las jornadas concluyeron ahondando en la necesidad y oportunidad que supone, para las empresas, disponer tanto de un Corporate Compliance como de un seguro D&O para “adaptarse a las necesidades actuales del mercado y anticiparse al futuro y sus posibles adversidades”.