Estos resultados, tal y como indica, se vieron afectados por una inversión neta realizada en Estados Unidos de 17,2 millones de libras (20,5 millones de euros) en comparación con los 12,6 millones (15,0 millones de euros) en el mismo periodo de hace un año. Además, los resultados se vieron afectados por los costes excepcionales de 34 millones de libras (40 millones de euros), incluidos unos costes de reestructuración por valor de 10,2 millones (12,1 millones de euros) relacionados con el negocio de beneficios a los empleados de Reino Unido e Irlanda. El grupo también llegó a un acuerdo por una serie de litigios lo que le supuso un cargo de 22 millones (26 miliones de euros) como un elemento excepcional en el segundo trimestre del año. Durante este período también hubo una pérdida de 1,4 millones (1,6 millones de euros) por la venta de una compañía en Indonesia.

"Las condiciones económicas y de la industria siguen siendo difíciles, sin embargo, tenemos confianza en la capacidad del grupo para conseguir una evolución financiera año a año", señaló el CEO del grupo, Dominic Burke. El total de ingresos creció un 5%, hasta prácticamente 620 millones (740 millones de euros).