Conducido por Josep Alfonso, director de Comunicación, Responsabilidad Corporativa y Relaciones Institucionales y director de Fundación AXA, el evento reunió a representantes de todos los ámbitos del sector asegurador, muy especialmente de la Mediación (con la asistencia de los presidentes de prácticamente de todas las organizaciones profesionales), y también de la sociedad civil y ONG.

Miguel Falomir, director del Museo del Prado, destacó la colaboración de más de 20 años de la aseguradora con la institución, siendo su más antiguo patrocinador privado. Antimo Perretta, CEO de Mercados Europeos y miembro del Comité Ejecutivo del grupo, valoró la experiencia y capacidad técnica de Rignault, pero sobre todo su personalidad, y remarcó que deja la compañía cuando está “en su mejor momento”. “Era el líder que necesitábamos”, apuntó.

La CEO de la aseguradora a partir de abril y actual directora general, Olga Sánchez, señaló que Rignault deja en España su impronta personal. “Has sabido ganarte el respeto del sector poco a poco”. Remarcó su profesionalidad y cercanía y enfatizó que ha sido el artífice de la transformación de AXA “para hacernos una empresa más solvente, más sólida y más cercana a miradores y clientes”. “Es -concluyó- un ejemplo de liderazgo y de trabajo continuo de esfuerzo”.

Para cerrar el acto, y antes de la entrega de óleo de la Gran Vía de Madrid, “para que nunca te olvides de tu paso por AXA y por ese Madrid que tanto te gusta”, el homenajeado  señaló que “nunca me hubiera imaginado que iba a poner el fin a mi carrera profesional en la entidad en un marco como el Museo del Preado y en tan magnífico momento de la compañía”. Pidió para Olga Sánchez “el mismo cariño y respeto" que se le ha dado a él y dio las gracias “por haberme convertido en un español de corazón”.