Según ha informado el instituto armado, la estafa consistía en provocar accidentes de circulación en una rotonda de Vigo para cobrar las indemnizaciones por daños personales. La investigación, llevada a cabo por el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra, se inició a principios del mes pasado a raíz de las denuncias de varias aseguradoras al sospechar de algunos accidentes, con daños materiales leves, pero siempre con personas lesionadas.

Los gastos ocasionados por la asistencia médica a las personas supuestamente lesionadas ascienden a unos 14.500 euros y el dinero percibido por las bajas médicas y supuestas secuelas de todos los implicados en los accidentes alcanza los 78.000 euros. Los investigados, la mayor parte vecinos de Vigo, tienen todos ellos una relación familiar o de amistad.

En todos los accidentes investigados el modus operandi era el mismo (por cierto, todo un clásico ya entre los expertos en fraude al seguro, que incluso han sido motivo de premio): los investigados circulan por el carril exterior de la rotonda mientras que un tercero ajeno, circula en un carril interior. Cuando este intenta cambiar de carril, señalizando su intermitente, el investigado acelera para provocar una colisión controlada con el otro vehículo. El resultado: un accidente sin grandes daños materiales del que es responsable el otro vehículo. Con el parte amistoso y con un parte de lesiones en su poder, los investigados reclamaban a las compañías de seguros las correspondientes indemnizaciones. 

Noticias relacionadas

Estafan a aseguradoras 300.000 euros con accidentes provocados en las rotondas de Granada

Donde pone "narices" ponga "hemorroides" y otros timos al seguro

El fraude cuesta al Seguro 550 millones de euros en 2015