Sin embargo, como reconoció el Grupo de Trabajo de Alto Nivel (HLWG por sus siglas en inglés) en su informe final, aún puede hacerse más para "fortalecer la contribución del comercio y las inversiones y apoyar mutuamente la creación de empleo, el crecimiento económico y la competitividad internacional. Estamos de acuerdo y creemos que es especialmente cierto para el sector de seguros, que ganaría significativamente con la inclusión en un TTIP", explican las dos organizaciones.

En este informe, el HLWG sugiere que las negociaciones sobre un acuerdo global de comercio e inversión deberían tratar de lograr resultados ambiciosos en tres grandes áreas: el acceso al mercado; cuestiones de reglamentación y las barreras no arancelarias; normas, principios y nuevas formas de cooperación para hacer frente a los desafíos del comercio mundial y las oportunidades compartidas.

El seguro es un sector altamente regulado. "Por lo tanto, aunque vemos los beneficios derivados del acceso a los mercados y el establecimiento de normas, principios y nuevas formas de cooperación para abordar los desafíos y las oportunidades globales, creemos que los mayores beneficios para nuestra industria vendrán de las cuestiones reglamentarias", se cita en la página web de Insurance Europe, desde donde se puede acceder al informe completo.

En conclusión, "creemos que el objetivo de la industria de seguros -para proteger a los asegurados frente a los riesgos, al tiempo que se garantiza la seguridad financiera- es coherente con los objetivos declarados del liderazgo de Estados Unidos y de la UE cuando se forma el HLWG. El seguro es un ingrediente fundamental para la creación de una economía sólida y sin fisuras que puede sostener el crecimiento y la creación de empleo a ambos lados del Atlántico. Por lo tanto, esperamos que los servicios financieros y de seguros específicamente serán vistos como un componente clave de la TTIP", apunta el informe.