Una preocupación fundamental de Insurance Europe es el efecto del impuesto sobre transacciones financieras en los productos de pensiones, por lo que desde la organización se acoge con satisfacción el hecho de que la Eurocámara haga un reconocimiento implícito a que el ahorro a largo plazo y los productos de jubilación necesitan un tratamiento específico. “Sin embargo, instamos a la UE a la toma de decisiones para asegurar que cualquier propuesta sobre esa tasa en los fondos de pensiones se aplica a todo el mercado de los productos de pensiones a largo plazo, independientemente del tipo de proveedor”.

Con el fin de limitar el impacto sobre los productos de pensiones, Insurance Europe cree que todas las transacciones relativas a productos de pensiones a largo plazo deben ser excluidos de esta tasa. “También se requieren otras modificaciones importantes, tales como la exclusión de las transacciones de bonos en el mercado secundario, de las operaciones intragrupo y de los intermediarios del ámbito de aplicación de la propuesta”, concluye.