"Las aseguradoras ya desempeñan diversas funciones en la promoción de la sostenibilidad, pero desean poder hacer más. Para facilitar esto, los responsables políticos deben abordar la limitada oferta de activos sostenibles, evitar el desplazamiento de los inversores privados de esos activos y ajustar el marco prudencial de las inversiones a largo plazo de las aseguradoras para reflejar mejor los riesgos a los que se enfrentan". Estos fueron los mensajes clave lanzados por Insurance Europe en un seminario sobre financiación sostenible celebrado en Bruselas, en el marco de la Semana del Inversor.

Sergio Balbinot, presidente de la federación, señaló que "las aseguradoras ya están muy presentes en el negocio de la sostenibilidad. Somos una industria a largo plazo, cubriendo riesgos y haciendo inversiones a largo plazo: e invertimos ya en una amplia gama de proyectos sostenibles".

"Si bien las aseguradoras desean poder aumentar su contribución, todavía hay obstáculos importantes que los encargados de formular políticas necesitan abordar", dijo Balbinot. Entre ellas figura la falta de activos sostenibles adecuados. "El Plan de Inversiones de la UE y el proyecto CMU han dado ya algunos pasos positivos. Sin embargo, creemos que -trabajando juntos- todavía se puede lograr mucho más. Esto se debe a que los oleoductos de proyectos adecuados siguen estando rezagados con respecto a la voluntad y capacidad de inversión de las aseguradoras", explicó.

Señaló también que, si bien el Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (FEI), junto con los bancos públicos de inversión como el BEI, puede ayudar a fomentar la inversión privada, hay que tener cuidado para evitar que los inversores privados, como los aseguradores, se vean desplazados.

Por último, Balbinot subrayó la necesidad de que el régimen prudencial de seguros de la UE, Solvencia II, refleje mejor los verdaderos riesgos a los que se enfrentan los aseguradores a la hora de realizar inversiones sostenibles a largo plazo.

"Desafortunadamente, Solvencia II trata a los aseguradores como comerciantes y crea desincentivos para que los aseguradores inviertan a largo plazo. De manera tranquilizadora, esto se reconoció en el informe provisional del Grupo de expertos de alto nivel de la Comisión sobre financiación sostenible. Pidió que se consideraran los ajustes a Solvencia II para permitir una mayor inversión en activos sostenibles y a largo plazo. Estamos totalmente de acuerdo con esto", añadió.

Cabe recordar que la Semana del Inversor se celebra del 20 al 24 de noviembre y se compone de una serie de eventos organizados por 31 organizaciones que examinan el impacto de la inversión en el crecimiento sostenible. Cuenta con el apoyo de la Presidencia de Estonia del Consejo de la Unión Europea.