Uno de los objetivos de la CMU es abordar las barreras regulatorias a la inversión, incluidas las cuestiones prudenciales de Solvencia II que impiden una mayor inversión a largo plazo por parte de la industria de seguros. “Se han hecho algunas mejoras que son bienvenidas con respecto al tratamiento de las titulizaciones e inversiones en infraestructura, pero se necesita más acción y es posible", manifiesta el directivo.

“Varios aspectos importantes como el capital propio, el margen de riesgo, el ajuste de volatilidad y la capacidad de absorción de pérdidas de los impuestos diferidos (LAC DT), no se están abordando adecuadamente en la revisión de 2018 de Solvencia II”, advierte.

En su informe sobre el estado de progreso de la CMU, la Comisión Europea se refiere a los ajustes que ha propuesto a la inversión de las aseguradoras.  “Desafortunadamente, el borrador de la propuesta de la CE que se está consultando actualmente como parte de los Actos Delegados de Solvencia II en esta área no lograría su objetivo de desbloquear la inversión”, señala Insurance Europe en su comunicado, “ya que su diseño hace que sea poco probable que cualquier aseguradora logre calificarse”, debido a unos requisitos “innecesariamente altos para el capital a largo plazo”.

La industria aseguradora pide al Consejo Europeo que aborde las “lagunas” de ‘ePrivacy’

Por otra parte, Insurance Europe se ha unido a otras 66 asociaciones que enviaron el pasado miércoles una carta conjunta al Consejo Europeo para expresar su “firme preocupación” por las discusiones sobre la propuesta de un Reglamento de Privacidad.

Este ‘ePrivacy’ tiene como objetivo garantizar una mayor protección de la intimidad en las comunicaciones electrónicas y alinear las normas con el Reglamento General de Protección de Datos de la UE (GDPR). Sin embargo, la carta advierte de que el alcance actual de ‘ePrivacy’ “crearía una gran superposición con Reglamento, ya que se aplicaría a todos los productos y servicios conectados de la UE”. “Esto reemplazaría grandes secciones del GDPR para la gran mayoría de las actividades de procesamiento de datos”, explica Insurance Europe en su comunicado.

Por lo tanto, las asociaciones piden al Consejo Europeo que alinee las bases legales de la propuesta con las del GDPR, “para lograr un texto sobre protección de la intimidad más sólido, equilibrado y seguro para el futuro”. “El Consejo -concluye- no debería apresurarse a entablar conversaciones con el Parlamento Europeo sobre la base de un texto defectuoso, ya que esto tendría graves repercusiones para la economía europea”.