Insurance Europe ha insistido en varias ocasiones en la importancia de abordar este tema. Recuerda que se ha planteado el tema desde el Banco Internacional de Pagos (BIS), la OCDE o el FMI. Estas instituciones, junto con la industria aseguradora europea, han expresado su preocupación de que, si no se encuentran soluciones adecuadas, la capacidad de las aseguradoras para seguir ofreciendo garantías a largo plazo y su papel como inversores a largo plazo y proveedores de estabilidad financiera en los mercados volátiles podría estar en riesgo.

“Es imperativo que Solvencia II mida los riesgos correctos y que tenga en cuenta cómo la naturaleza a largo plazo de los pasivos de la industria, y por lo tanto sus estrategias de inversión, afecta a los riesgos”, afirma Sergio Balbinot, presidente de Insurance Europe. “De lo contrario la cantidad de capital que los aseguradores están obligados a tener se incrementará sin necesidad y la volatilidad innecesaria aparecerá en los balances de las aseguradoras”, advierte.

EVITAR EL PERJUICIO POR OFRECER GARANTÍAS A LARGO PLAZO

La federación de aseguradoras insiste en que el informe de EIOPA confirma la necesidad de ajustes en Solvencia II y proporciona valiosa información sobre los tipos de soluciones que funcionan bien en los diversos mercados europeos y los que no lo hacen. La revisión preliminar de Insurance Europe de los resultados del estudio le genera “preocupaciones significativas” sobre el funcionamiento de las medidas propuestas.

“Vamos a examinar cuidadosamente el informe y las propuestas del supervisor, explicando nuestras preocupaciones e identificando las adaptaciones que sean necesarias para evitar la posibilidad de que las aseguradoras se vean innecesariamente perjudicadas por el hecho de proporcionar garantías a largo plazo e invertir a largo plazo”, apunta Balbinot, que expresa, en todo caso, el compromiso del sector de apoyar los esfuerzos para corregir los problemas pendientes de Solvencia II y poner en marcha el nuevo sistema lo antes posible.