Desde la Federación se remarca que en general se apoya la intención de la FSB, sobre todo en lo referente a identificar el potencial riesgo planteado por el apalancamiento y la transformación de la madurez y liquidez emprendida por las instituciones financieras fuera del sistema bancario, en particular, cuando existe un riesgo de contagio bancario.

En su comunicado, Insurance Europe ha instado al FSB a sopesar cuidadosamente los costes que pudieran derivar de las medidas propuestas y que vayan en contra del potencial para reducir el riesgo sistémico, especialmente para los requisitos mínimos propuestos para los marcos de valoración de garantías, ya que podría dar lugar a un conjunto de garantías más superficial que las disponibles para los inversores.

La Federación por último hace un llamamiento para impulsar la cooperación entre todos los supervisores internacionales con el fin de limitar las posibilidades del arbitraje regulatorio.