En particular, da la bienvenida a las recomendaciones de que el marco reglamentario de Solvencia II de la UE para los aseguradores necesita ajustes; que debe desarrollarse una taxonomía de la UE para una financiación sostenible; que debe incrementarse la oferta de activos sostenibles adecuados en los que invertir; y el enfoque proporcionado y cuidadoso para fomentar la divulgación de los factores relacionados con el clima.

Michaela Koller, directora general de Insurance Europe, recuerda que las aseguradoras europeas ya están incorporando objetivos de sostenibilidad en su enfoque de inversión y en sus productos, por lo que “es positivo que el informe reconozca el interés inherente de las aseguradoras en la mitigación de riesgos (climáticos) y su capacidad para promover la sostenibilidad a través de inversiones”, señala.

La industria aseguradora también apoya las recomendaciones para desarrollar una taxonomía para el financiamiento sostenible, que debe incluir inversiones en proyectos de mitigación/adaptación al clima y también inversiones sociales, como escuelas, hospitales y viviendas sociales.

Asimismo, es bienvenido por el sector el reconocimiento de la importancia de aumentar la oferta de activos. “Una mayor oferta de activos adecuados que cumplan no solo los criterios de sostenibilidad, sino también los requisitos de calidad y seguridad, será clave para aumentar la inversión sostenible no sólo por parte de los grandes aseguradores, sino también de los pequeños y medianos”, se valora.

Por otro lado, Insurance Europe apoya el fomento de una mayor adopción de las recomendaciones del Grupo de trabajo del Consejo de Estabilidad Financiera sobre la información financiera relacionada con el clima. También apoya la recomendación de que estas declaraciones sean voluntarias y que los requisitos sean proporcionales al tamaño y exposición de la empresa.

 “Solvencia II supone erróneamente que los aseguradores negocian sus activos y pasivos todo el tiempo”

Por lo que se refiere a la normativa, el informe del grupo de expertos reconoce adecuadamente que tanto la evolución de las Normas Internacionales de Información Financiera como los aspectos del marco de Solvencia II exigen una revisión cuidadosa de la forma en que miden los balances de las aseguradoras y los riesgos de inversión.

Para Koller, “el informe pone de relieve que Solvencia II supone erróneamente, en general, que los aseguradores negocian todos sus activos y pasivos todo el tiempo. Como se señala en el informe, esto no es coherente ni con el modelo de negocio a largo plazo de las aseguradoras ni con el deseo de los responsables políticos de que las aseguradoras mantengan y aumenten sus inversiones sostenibles a largo plazo”.

Añade que “Solvencia II es -y debería seguir siendo- un marco basado en el riesgo, pero es necesario trabajar más para garantizar que los riesgos para las empresas a largo plazo se identifiquen y midan correctamente. Si bien el sector de los seguros no cree que la regulación prudencial deba utilizarse para proporcionar incentivos artificiales a la inversión ecológica, los responsables políticos deberían centrarse en identificar y eliminar los desincentivos, por ejemplo, reconociendo la importante diferencia entre los riesgos de inversión a corto y largo plazo”.

Insurance Europe espera con interés el plan de acción de la Comisión Europea para acelerar los objetivos de sostenibilidad de Europa, al tiempo que, como señala el informe, se evita un aumento de la carga reguladora y la complejidad.

COMPARTIR