En el nuevo plazo dado por Bruselas, ING tendrá hasta 2015 para devolver al Estado holandés los 3.000 millones de euros de ayudas pendientes, más una prima del 50%, según el plan de reestructuración modificado. En cuanto al negocio de seguros en Europa, podrá desprenderse por completo de él hasta 2018, en lugar de hasta 2013 como estaba inicialmente previsto. El grupo holandés también dispondrá de más tiempo para vender sus seguros en Estados Unidos.

Frente a esta mayor flexibilidad, el Ejecutivo comunitario prolongará la prohibición a ING de adquirir activos y de ejercer una influencia determinante sobre los precios, en particular en ING Direct Europa. Además, deberá facilitar la aparición de una nueva entidad minorista en Holanda en 2015, NN Bank, que nacerá de la fusión del negocio de crédito hipotecario de ING, WestlandUtrecht Bank, con la división de seguros en Holanda, NATIONALE-NEDERLANDEN.

El Comisario de Competencia, Joaquín Almunia, ha subrayado, en un comunicado recogido por Europa Press, que "nuestro acuerdo con las autoridades holandesas preserva el equilibrio del plan inicial. El plan modificado corrige de forma apropiada los problemas generados por todas las ayudas del Estado recibidas por ING".