ING explica que la operación “no afectará a la cuenta de pérdidas y ganancias” del grupo, ya que la filial continuará consolidando plenamente en el mismo.

“Como ya se anunció previamente, ING está desinvirtiendo en su negocio de seguros y gestión de inversiones como parte del programa de reestructuración acordado con la Comisión Europea”, detalla en un comunicado, en el que avanza que pretende deshacerse “a largo plazo” del resto de su participación en su filial estadounidense.