Asimismo, tal y como recoge ‘Diario Financiero’, el informe llama la antención sobre el hecho de que “la Superintendencia de Valores y Seguros de Chile en uso de sus atribuciones, debería ordenarle a las sociedades Norte Grande y Oro Blanco poner a disposición de las AFP los antecedentes que estas requieran para poder analizar debidamente las operaciones entre partes relacionadas ejecutadas por dichas sociedades”.

El informe indica que si bien “la información es un activo intangible que pertenece a la sociedad y no a sus accionistas (...) “, el directorio “se encuentra obligado a proporcionar a los accionistas y al público aquella información que un hombre juicioso consideraría importante para sus decisiones sobre inversión”.

Por ello, señala que “los directorios de Norte Grande y Oro Blanco deberían haber informado vía hecho esencial las operaciones”.

El 28 de junio pasado tuvieron lugar las juntas extraordinarias de esas dos sociedades, convocadas a solicitud de los accionistas minoritarios, quienes pedían se les entregara una serie de antecedentes sobre operaciones con partes relacionadas.  Sin embargo, las entidades se negaron a dar detalles, fundamentando su respuesta en un informe legal encargado a Enrique Barros que indicaba que “el directorio no está obligado, y por el contrario, está legalmente impedido de entregar a conocimiento de la junta extraordinaria de accionistas, información relativa a la compañía adicional a aquella que ha sido oficialmente divulgada al mercado”.